Pan bicolor de centeno

pan bicolor de centeno

Lo bueno de este pan es que es fácil de hacer, queda bonito, está muy bueno y congela fenomenal. Lo malo (o no, si sois tan raritas como yo y disfrutáis amasando) es que hay que hacer las dos partes por separado, es decir, que da el doble de trabajo que un pan normal.

Yo estoy feliz como una perdiz: ¡Con un par de rebanadas, aceite de oliva y un poco de tomate ya tengo arreglados los desayunos de unos cuantos fines de semana!

Pan bicolor de centeno
(Para un molde alargado de 2 litros de capacidad)

Para la masa clara:
100 gramos de harina de centeno
180 gramos de harina de fuerza
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de levadura seca activa
½ cucharada de miel
1 cucharada de mantequilla a levadura ambiente
150 ml de agua tibia

Para la masa oscura:
100 gramos de harina de centeno
180 gramos de harina de fuerza
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de levadura seca activa
½ cucharada de miel
1 cucharada de mantequilla a levadura ambiente
150 ml de agua tibia
1 cucharada de cacao en polvo disuelto en una cucharada de agua

  1. Para hacer la masa clara, tamizamos en un bol grande las harinas, la sal y la levadura. Añadimos el agua, la miel y la mantequilla y mezclamos bien. Volcamos los ingredientes en una superficie enharinada y amasamos hasta que la masa sea elástica y firme, pero no pegajosa, unos 10 minutos. Le damos forma de bola y la ponemos en un recipiente grande y engrasado, cubierto con film transparente. La dejamos reposar hasta que doble su tamaño, entre una hora y una hora y media.
  2. Para hacer la masa oscura, seguimos las indicaciones anteriores, y añadimos la pasta de cacao junto con la miel, la mantequilla y el agua.
  3. Cuando las dos masas hayan doblado su tamaño, las aplastamos con los puños para desgasificarlas y les damos forma de rectángulo tan largo como nuestro molde (si queremos, podemos ayudarnos de un rodillo). Ponemos una encima de la otra y las enrollamos. Ponemos el rollo de masas en el molde, previamente engrasado, y las dejamos reposar de nuevo, aproximadamente una hora.
  4. Pasado ese tiempo, pintamos la superficie de la masa con huevo batido o con leche para que quede brillante, y horneamos durante 45 minutos a 180ºC. Dejamos cinco minutos en el molde y terminamos de enfriar sobre una rejilla.

 

(Encontré la inspiración en My Lemony Kitchen)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s