Scones de frutos del bosque

scones de frutos del bosque

A veces encuentro una receta perfecta y me vuelvo vaga. Dejo de explorar. Me pasa con el brownie de chocolate y me pasa con los scones de mi amiga Lucila: tengo que obligarme a mí misma a probar cosas nuevas… y al final siempre acabo volviendo a lo de siempre.

Así que esta semana hice propósito de enmienda y me puse a experimentar con unos nuevos scones. Vale que ésta no es la receta más fácil del mundo (hay que apurar mucho para que la mantequilla se mantenga fría y la masa manejable) y no son tan bonitos como los clásicos, pero están bien ricos. ¿Consejo para servirlos? Con nata montada, porque los frutos del bosque son bastante ácidos (por lo menos los míos, que están llenitos de grosellas).

Scones de frutos del bosque
(Para 10 scones)

125 gramos de mantequilla fría
275 gramos de harina (y dejad el paquete a mano, porque a lo mejor os hace falta más)
100 gramos de azúcar
Una pizca de sal
1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
230 ml nata fría
150 gramos de frutos del bosque congelados (o frescos, pero hay que meterlos en el congelador para que estén bien fríos, y al precio que están casi compensa utilizar directamente de los congelados)

  1. Rallamos la mantequilla con un rallador de queso y la metemos en el congelador durante 10 minutos. Mientras, combinamos en un bol grande la harina, el azúcar, la sal y la levadura química.
  2. Añadimos la mantequilla y la mezclamos un poco con los ingredientes secos. Incorporamos la nata, removemos y pasamos la mezcla a una superficie muy enharinada.
  3. Amasamos un poco añadiendo más harina si está muy pegajosa y la estiramos con el rodillo hasta hacer un círculo de 20 centímetros de diámetro. Doblamos un tercio hacia el centro y luego el otro (como cuando metemos una carta en un sobre), y lo hacemos de nuevo con la parte alargada hasta conseguir un cuadrado. La metemos en el congelador durante un cuarto de hora.
  4. La ponemos de nuevo en una superficie enharinada y la estiramos con el rodillo hasta obtener un rectángulo de aproximadamente 20 x 25 centímetros.
  5. Extendemos por encima las frutas del bosque sin descongelar y enrollamos la masa haciendo un cilindro.
  6. Aplastamos el cilindro con las manos y con un cuchillo lo cortamos en cinco partes. Cortamos cada una de las partes en diagonal, haciendo 10 triángulos.
  7. Horneamos a 200ºC durante 20 minutos, y dejamos templar antes de servir.

 

(Encontré la inspiración en Me Versus Martha)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s