Bundt cake de calabaza

bundt cake de calabaza

Sí, ya sé que últimamente estoy un poco pesadita con la calabaza, pero estamos en temporada, me encanta y me regalaron una del tamaño de la carroza de la Cenicienta. Y así como el bizcocho razonablemente sano que hice hace unas semanas me pareció un pelín soso, éste es de los mejores que he probado en mi vida: muy jugoso, sabroso, dulce, especiado… Mmmmm… ¡Voy a por otro trozo!

(Por cierto, los bundt cakes son bizcochos que se hacen en un molde con forma de corona, un tubo central hueco por donde pasa el aire caliente durante el horneado y aristas marcadas que originalmente marcaban las raciones y que ahora son sobre todo ornamentales. El mío es de los clásicos, pero hay algunos chulísimos con forma de castillos o con árboles de Navidad.)

Bundt cake de calabaza
(Para un bundt cake)

315 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
1 cucharadita de bicarbonato de soda
1 cucharadita y media de canela
½ cucharadita de nuez moscada molida
½ cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de especias para tarta de calabaza (si no tenéis, subid un poquito la cantidad de las otras especias y listo)
½ cucharadita de sal
225 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
250 gramos de azúcar
300 gramos de calabaza
180 ml de buttermilk (o 170 ml de leche mezclados con una cucharada de zumo de limón)
½ cucharadita de esencia de vainilla
3 huevos grandes (a temperatura ambiente)

  1. Pelamos la calabaza, la cortamos en trocitos, la cocemos (yo la hago al vapor en el microondas), la escurrimos bien y la machacamos con un tenedor hasta hacer un puré con ella. Dejamos que enfríe.
  2. Engrasamos el molde del bundt como si nos fuera la vida en ello, porque si no luego no hay quien despegue el bizcocho (yo le pongo una cantidad insana de mantequilla y luego lo espolvoreo con harina, y aun así a veces me llevo algún disgusto).
  3. En un recipiente tamizamos juntos la harina, la levadura química, el bicarbonato de soda, las especias y la sal, y reservamos.
  4. En otro recipiente, batimos juntos el puré de calabaza, el buttermilk y la vainilla y lo dejamos reposar un poco.
  5. En un bol grande batimos con una batidora eléctrica de varillas el azúcar y la mantequilla durante unos tres minutos, hasta que la mezcla se vea ligera y de un color amarillo pálido. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien cada vez.
  6. Finalmente, incorporamos con una espátula la harina y las especias en tres partes, alternando con la mezcla de calabaza y buttermilk, y batimos lo justo hasta que la masa sea homogénea.
  7. La vertemos con cuidado en el molde y la horneamos 45 minutos a 180ºC sobre la rejilla del horno (no sobre la bandeja). La sacamos y la dejamos enfriar entre 10 y 15 minutos. Cruzamos los dedos y volcamos el bizcocho sobre una rejilla para que enfríe de todo (si a la primera no sale, no desesperéis, dejadlo reposar cinco minutillos más e intentad despegarlo con una espátula, con cariño).

.

(Encontré la inspiración en Collecting Memories)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s