Galletas de calabaza y pepitas de chocolate

galletas de calabaza y pepitas de chocolate

Justo cuando había dado por terminada la temporada de calabaza, a mi suegra le regalaron una del tamaño de la carroza de la Cenicienta. Nos regaló un “trocito”, con el que hicimos dos platos de pasta, una ensalada de cuscús, sendos purés para el niño y para nosotros y docena y media de galletas. Creo que, ahora sí, se acabó la calabaza hasta el próximo otoño.

Estas galletas no son las típicas galletitas cuquis que una decora, envuelve en celofán y regala a sus amiguitas en plan super ideal, o sea. Éstas son de las feúchas. De las que crecen como locas en el horno y hay que separarlas con una espátula. De las esponjosas. De las que tienen la cantidad perfecta de chocolate, calabaza y especias (con un toque sutil y maravilloso de jengibre). De las que una se va comiendo a trocitos cada vez que entra en la cocina (y cuando te das cuenta quedan sólo la mitad). De las que, en realidad, es mucho mejor no compartir…

Galletas de calabaza y pepitas de chocolate
(Para docena y media de galletas de buen tamaño)

180 gramos de harina
Una pizca de sal
¼ cucharadita de bicarbonato de soda
¼ cucharadita de polvos de hornear (tipo Royal)
½ cucharadita de canela
¼ cucharadita de nuez moscada
¼ cucharadita de jengibre (molido)
120 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
60 gramos de azúcar moreno
100 gramos de azúcar
½ huevo batido (ya sabéis: con el resto os hacéis una tortillita francesa, que es muy sana y muy rica)
½ cucharadita de esencia de vainilla
120 gramos de calabaza pelada
2 o 3 puñados de pepitas de chocolate

  1. Cortamos en trocitos la calabaza, la cocemos, la escurrimos bien y la machacamos con un tenedor hasta hacer un puré con ella. Dejamos que enfríe.
  2. En un recipiente tamizamos la harina, la sal, el bicarbonato de soda, los polvos de hornear y las especias. Reservamos.
  3. En un bol grande batimos con una batidora eléctrica de varillas el azúcar y la mantequilla durante unos tres minutos, hasta que la mezcla se vea ligera y de un color amarillo pálido.
  4. Añadimos el huevo batido, la esencia de vainilla y el puré de calabaza y mezclamos de nuevo, otros tres minutos, hasta que esté todo bien incorporado. Poco a poco vamos agregando los ingredientes secos, removiendo con una espátula. Por último, mezclamos las pepitas de chocolate.
  5. Repartimos la masa en montoncitos sobre una bandeja de horno engrasada o forrada con papel de hornear (aviso a navegantes: estas galletas crecen muchísimo, así que dejad todo el espacio que podáis entre ellas). Horneamos durante 10-15 minutos a 180ºC y dejamos reposar un poco en la bandeja antes de pasarlas a una rejilla para que enfríen del todo.

.

(Encontré la inspiración en Two Peas and their Pod)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s