Tarta de frutos del bosque

tarta de frutos del bosque

Dice la siempre sabia Wikipedia que “por la forma en que se escribe en el formato usado en los Estados Unidos, el 14 de marzo (3/14) se ha convertido en una celebración no oficial para el Día π”. Para conmemorarlo, hay grupos que se reúnen para intercambiar anécdotas y debatir sobre la importancia de π; teorizar como sería el mundo sin la existencia de este número; ver la película Pi, fe en el caos; y comer tartas (siguiendo el juego de palabras intraducible de que en lengua inglesa tanto pi como pie –tarta- se pronuncian igual).

Yo no tengo muy clara la influencia del π sobre mi vida, pero me gustan los pasteles y las cosas frikis, así que aquí estoy con mi aportación a la fiesta: una tarta que rebosa frutos del bosque y para la que he simplificado un poco la receta original (porque, para que nos vamos a engañar, me daba muchísima pereza ponerme a hacer la masa de la base). Podéis hacer como yo y usar distintos tipos de frutas (fresas, moras, arándanos, frambuesas…) o utilizar una sola: lo importante es que la disfrutéis. ¡Feliz Día de Pi!

Tarta de frutos del bosque
(Para un molde redondo de unos 23 cm de diámetro)

Una lámina de pasta brisa (masa quebrada)
300 gramos de frutos del bosque
4 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de almidón de maíz (tipo maicena)
2 huevos
½ cucharadita de esencia de vainilla
150 ml de nata líquida

  1. Extendemos la pasta brisa sobre el molde (bien engrasado o forrado con papel vegetal) y la pinchamos en varios sitios con un tenedor. La cubrimos con papel vegetal y esparcimos unos puñados de garbanzos o alubias secos. Horneamos 10 minutos a 190ºC (de esta manera conseguimos que se cueza un poco sin subir y sin hacer burbujas).
  2. Sacamos el papel vegetal y las legumbres y horneamos la masa 10 minutos más, también a 190ºC.
  3. Mientras se hace la masa vamos mezclando los frutos del bosque con dos cucharadas de azúcar y la maicena.
  4. En un bol, batimos juntos los huevos, las otras dos cucharadas de azúcar, la esencia de vainilla y la nata.
  5. Cuando la base de la tarta esté lista, extendemos sobre ella los frutos del bosque y vertemos con cuidado la mezcla de huevos y nata. Bajamos la temperatura del horno a 180ºC y horneamos la tarta durante unos 30 minutos. La dejamos enfriar de todo antes de desmoldarla y la servimos tal cual o acompañada de nata montada.

(Encontré la inspiración en Verdade de Sabor)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s