Bollos de leche con fresas

54-bollos de leche con fresas

Si en invierno me vuelvo loca con la calabaza, en primavera me vuelvo loca por las fresas. Como más me gustan es nadando en nata montada (todo muy sano y muy propio de la operación bikini), pero también me valen solas, con zumo de naranja o como ingrediente de algún dulce. ¿Cupcakes? Genial. ¿Tarta? Estupendo. ¿Bollos de leche? ¡Venga!

Estos son riquísimos y relativamente fáciles de hacer. Eso sí, entre amasados, reposos varios y horneado requieren sus buenas tres horas y media de preparación. ¡Pero están deliciosos, sobre todo templaditos!

Bollos de leche rellenos de fresas
(Para una docena de bollos)

60 gr de mantequilla
180 ml de leche
350 gramos de harina
½ cucharadita de sal
2 cucharaditas de levadura seca activa
50 gramos de azúcar
12 fresas
6 cucharaditas de azúcar moreno

  1. En un cazo, derretimos la mantequilla, añadimos la leche y la calentamos hasta que esté tibia (pero no muy caliente: queremos activar la levadura, no achicharrarla).
  2. En un recipiente grande mezclamos la harina, la sal, la levadura y el azúcar. Hacemos un hueco en el centro y vertemos la mezcla de leche y mantequilla.
  3. Removemos un poco con una espátula y después amasamos (bien con las manos, sobre una superficie enharinada, bien con una batidora amasadora eléctrica) durante unos diez minutos. Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar unas dos horas en un recipiente enharinado, tapado con film transparente, en un lugar cálido.
  4. Pasado ese tiempo aplastamos un poco la masa para desgasificarla, le damos forma de cilindro y con un cuchillo afilado la cortamos en 12 porciones. Hacemos bolas con ellas y las dejamos reposar, cubiertas con un trapo húmedo, media hora más.
  5. Mientras, cortamos las fresas en trocitos y las ponemos sobre papel de cocina para que pierdan un poco de zumo y sea más fácil después hacer los bollos.
  6. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal o con una base de silicona para hornear (es más que posible que alguno de los bollos rezume caramelo y zumo de fresa, y de esta manera nos ahorramos frotar la bandeja para sacar el caramelo pegoteado).
  7. Para rellenar los bollos, la forma más fácil es ésta: aplastamos cada porción hasta obtener una torta redonda de unos 10 centímetros de diámetro. Ponemos en el centro una fresa troceada, espolvoreamos con media cucharadita de azúcar moreno y cerramos la masa como si fuese una empanadilla, apretando bien con los dedos para sellar los extremos. Después, cogemos las dos puntas de la “empanadilla” y las juntamos entre sí (apretando también con los dedos para que no se deshaga al hornearla), haciendo una especie de saquito. Ponemos el bollo, con los pliegues hacia abajo, en la bandeja de hornear.
  8. Repetimos la operación con todas las porciones de masa y las dejamos reposar media hora más.
  9. Horneamos a 180ºC entre 20 y 25 minutos. Los sacamos del horno y, mientras aún estén calientes, los pintamos con un poco de leche para que queden brillantes.

(Encontré la inspiración en Try Anything Once)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s