Pan multisemillas

pan multisemillas

Se me quejan en casa de que con tanto dulce le estoy arruinando a todo el mundo la operación bikini. Pues nada, que no se diga que hago oídos sordos a las peticiones populares: esta semana hacemos un sanísimo pan de molde multisemillas para preparar unos ricos sándwiches. Hala.

Me gusta mucho esta receta porque requiere poco trabajo y mucha paciencia (bueno, y porque el pan sale delicioso). La masa debe reposar al menos una noche en la nevera antes de ser horneada, pero puede quedarse ahí tranquilamente hasta cuatro días, así que podéis preparar vuestro pan cuando os convenga. Además, podéis hacerlo en forma de barras, bollos o pan de molde (que es lo que hice yo, porque aquí somos todos bastante adictos a las tostadas).

Pan multisemillas
(Para un molde de 26 x 12 cm)

320 gramos de harina de fuerza
40 gramos de harina integral
70 gramos de semillas variadas (calabaza, sésamo, amapola, girasol, chía, lino… lo que más os guste o lo que os sea más fácil de encontrar)
1 cucharadita de sal
3/4 cucharadita de levadura seca activa
1 cucharada colmada de miel
170 ml de agua tibia
80 ml de yogur, también tibio
Semillas de sésamo y/o amapola (para decorar)

  1. Ponemos todos los ingredientes (excepto las semillas que tenemos reservadas para decorar) en un bol grande y los mezclamos bien con una cuchara de madera. Dejamos reposar la masa cinco minutos.
  2. Con una amasadora eléctrica (o con las manos y paciencia, porque la mezcla estará muy pegajosa) amasamos en el bol durante unos cuatro minutos más.
  3. Volcamos la masa sobre una superficie limpia y enharinada y amasamos durante unos cinco minutos más, añadiendo un poco más de harina si es necesario.
  4. Hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol grande bien engrasado (un par de pinceladas con aceite de oliva hacen milagros). Lo tapamos bien con film transparente y lo metemos en la nevera. Ahí dejamos reposar la masa como mínimo toda la noche, y hasta un máximo de cuatro días.
  5. El día que queramos hornearlo, sacamos la masa de la nevera dos horas antes. Recién sacada (y por tanto aún fría) la desgasificamos aplastándola con las manos, y le damos la forma que queramos. Yo quería hacer pan de molde, así que hice un rectángulo con la masa, la doblé dos veces (como si fuese una carta para meter en un sobre) y metí la masa en un molde alargado y engrasado. También podéis darle forma de barra o hacer un bollo grande.
  6. Pincelamos la parte superior con agua y esparcimos por encima las semillas de sésamo o amapola. Dejamos reposar la masa dos horas a temperatura ambiente.
  7. Horneamos unos 45 minutos a 180ºC. Desmoldamos el pan nada más sacarlo del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla por lo menos una hora antes de cortarlo.

(Encontré la inspiración en el libro Artisan Breads Every Day, de Peter Reinhart)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s