Magdalenas

magdalenas peq

Que sepáis que ésta es la primera receta del blog que no elijo yo misma. La culpable es mi amiga Marie, cómplice de aventuras culinarias, que hace unos días decidió que nuestra vida sería más interesante si nos proponemos mutuamente retos gastronómicos… Obviamente me faltó tiempo para decir que sí: un café, un colacao y dos tortitas más tarde ya habíamos decidido que serán retos mensuales, que nos iremos turnando para elegir la receta y que tienen que ser cosas que podamos transportar y compartir (natillas y helados, descalificados).

Como lo del reto se le ocurrió a ella, tuvo el honor de elegir la primera receta: las magdalenas más famosas de España, las de Xavier Barriga. Llevaba meses deseando averiguar si hacen honor a su fama y me encantó ver que son como magdalenas de abuelita, esponjosísimas y con el toque justo de limón y canela. Son fáciles de hacer, pero requieren cierta paciencia, porque la masa tiene que reposar como mínimo un par de horas en la nevera. Mi sugerencia es que dejéis la masa preparada la noche anterior y la horneéis nada más levantaros. ¿Qué mejor desayuno que unas magdalenas calentitas? Por cierto, el mes que viene me toca a mí elegir receta, y aunque mademoiselle Noire cree que vamos a hacer un pan de masa madre, no sabe que secretamente he cambiado de opinión…

Ultrafamosas magdalenas de Xavier Barriga
(Para 12 magdalenas)

210 gramos de harina
7 gramos de levadura química (tipo Royal)
Una pizca de sal
¼ cucharadita de canela en polvo
2 huevos
175 gramos de azúcar (más un poco más para espolvorear)
60 ml de leche
190 ml de aceite de oliva suave
Una pizca de ralladura de limón

  1. En un bol mediano tamizamos juntas la harina, la levadura química, la sal y la canela en polvo.
  2. En un recipiente grande, con una batidora eléctrica de varillas batimos juntos los huevos y el azúcar durante un par de minutos. Sin dejar de batir, vamos añadiendo leche y, cuando esté bien integrada, el aceite de oliva.
  3. Agregamos la ralladura de limón y la mezcla de harina y batimos durante dos o tres minutos más, hasta obtener una masa homogénea. La tapamos con un trapo y la dejamos reposar en la nevera un par de horas como mínimo (yo la dejé toda la noche y desayuné magdalenas).
  4. Antes de hornearlas, precalentamos el horno a 250ºC y removemos enérgicamente la masa con un batidor manual. La repartimos en una docena de moldes para magdalenas, llenándolos hasta un poco más de las tres cuartas partes de su capacidad, y espolvoreamos con un poco de azúcar. Bajamos el horno a 210ºC y las horneamos entre 15 y 20 minutos.

(Marie encontró la inspiración en el libro Bollería. Hecha en casa con el sabor de siempre, de Xavier Barriga)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s