Tarta de cerezas

tarta de cerezas grande

Me hubiera encantado hacer una tarta con cerezas frescas, pero no conseguí encontrar ninguna receta que no empezase diciendo “cogemos kilo y medio de cerezas y les sacamos el hueso”. Tenía tres opciones: no hacer la tarta (¡pero me apetecía mucho!), hacerla con un relleno enlatado de los que usan los estadounidenses (puaj) o hacerla con mermelada. Así que busqué una mermelada de las buenas, con poco azúcar y cerezas casi enteras, y aquí está mi tarta.

Más ventajas: la masa para de la tarta no se extiende con rodillo, sino que se va poniendo poco a poco con los dedos, lo que nos ahorra problemas de rodillos pegajosos. Y al tener “tapa” es fácil de transportar. En resumen: fácil de hacer, rechula y además cómoda de llevar. ¡Perfecta para un picnic!

Tarta de cerezas
(Para un molde redondo de 20 cm)

180 gramos de harina
70 gramos de almidón de maíz
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
½ cucharadita de sal
100 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
100 gramos de azúcar (más una cucharada más para decorar)
2 huevos (a temperatura ambiente)
300 gramos de confitura o mermelada de cereza (o cualquier otra mermelada que os guste, siempre que sea de buena calidad: cuanta más fruta y menos azúcar, mejor)

  1. En un bol mediano tamizamos juntos la harina, el almidón de maíz, la levadura química y la sal. Reservamos.
  2. En un recipiente grande, batimos juntos la mantequilla y el azúcar (preferentemente con una batidora de varillas) durante un par de minutos, hasta que la mezcla sea esponjosita y de un color amarillo pálido. Añadimos un huevo y la yema del otro (dejad la clara a mano, que la utilizaremos después) y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Con una espátula incorporamos los ingredientes secos (harina, levadura química, etc.) y acabamos de mezclar todo bien con las manos.
  4. Cogemos un molde de tarta bien engrasado y con los dedos vamos cogiendo trocitos de masa y aplastándolos hasta cubrir todo el fondo para hacer la base. Con el resto de la masa (debería sobraros algo más de un tercio) hacemos un rulo de unos cinco centímetros de diámetro y lo envolvemos en film transparente. Ponemos las dos cosas a enfriar en la nevera durante al menos un par de horas para que se endurezcan (si tenéis prisa, media horita en el congelador hace milagros).
  5. Cuando estén firmes, rellenamos la base con la mermelada. Después cogemos el rulo de masa, cortamos rodajas finitas con un cuchillo afilado y las vamos colocando sobre la mermelada superponiendo unas sobre otras hasta cubrir toda la superficie. Pintamos la tarta con la clara de huevo que nos sobró antes y espolvoreamos con una cucharada de azúcar.
  6. Horneamos a 190ºC durante unos 25 minutos y dejamos que enfríe de todo antes de desmoldarla, porque la mermelada se vuelve muy líquida con el calor, y es mejor que se endurezca antes de cortar la tarta. ¡Paciencia!.

(Encontré la inspiración en Smitten Kitchen)

Anuncios

Un comentario en “Tarta de cerezas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s