Gofres de frambuesas

gofre de frambuesas

Esta receta requiere unos 10 minutos de preparación pero (sinceridad ante todo) a mí me llevó casi una hora. ¿Que por qué? Digamos que hay días en que una necesita urgentemente a la Supernanny en casa… y hay días en que una necesita a Frank de la Jungla. No, en serio: si los concursos de cocina quieren pruebas de presión deberían poner a los aspirantes a cocinar mientras cuidan a un niño de poco más de un año que está aprendiendo a caminar. ¡A ver qué tal lo hacían!

En fin, no os voy a aburrir con mis aventuras de supermamá del siglo XXI. Sólo os contaré que después de una hora de persecuciones y placajes a mi monstruito (que opina que los taburetes y los carritos con ruedas son perfectamente válidos como andadores y que mi cocina es un circuito de pruebas inmejorable) conseguí desayunar unos riquísimos gofres de frambuesa. Llevan fruta fresca y harina integral, así que esta receta es casi casi sana. Bueno, a no ser que bañes los gofres en nata montada, pero creo que a estas alturas de la mañana yo no me merecía menos, ¿verdad?

Gofres de frambuesa
(Para 8 gofres)

120 gramos de harina
120 gramos de harina integral
25 gramos de azúcar
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
½ cucharadita de sal
100 gramos de mantequilla derretida
2 huevos (a temperatura ambiente)
400 ml de leche (a temperatura ambiente)
½ cucharadita de extracto de vainilla
100 gramos de frambuesas

  1. En un bol tamizamos juntas las harinas y añadimos el azúcar, la levadura química y la sal.
  2. En un bol grande batimos los huevos con la mantequilla, la leche y la vainilla. Con una espátula o una cuchara de madera incorporamos los ingredientes secos hasta obtener una masa homogénea.
  3. Por último, agregamos las frambuesas (removiendo con cariño y cuidado para no espachurrarlas) y dejamos reposar la mezcla unos 10 minutos.
  4. Si tenéis una gofrera, utilizadla como hacéis habitualmente. Yo (que tengo unos moldes de silicona para el horno) los horneé unos 15 minutos a 220º antes de volcarlos y desmoldarlos sobre la bandeja del horno. Los volví a meter en el horno y los dejé unos 5 minutos más antes de sacarlos y comerme los dos primeros.
  5. Por cierto, si queréis congelar algunos, dejad que enfríen de todo, separadlos con papel vegetal y meterlos en una bolsa hermética para que se conserven bien y sean fáciles de despegar. Yo los descongelo siempre en la tostadora, pero se puede hacer también en el microondas.

(Encontré la inspiración en Hidden Ponies)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s