Bolas de masa de galletas (cake pops)

 

cakepops nuevos

No sé si en vuestra casa también pasaba, pero en la mía, cuando éramos pequeños, mi hermano y yo teníamos una sana rivalidad por rebañar el bol de la masa del bizcocho cuando mi madre hacía repostería (digo “sana” porque, por lo que recuerdo, nadie acabó nunca en el hospital). La carrera era doble: tenías que llegar el primero para meter tus dedazos antes que nadie y tenías que hacerlo antes de que te pillase algún adulto, porque ahí empezaban los gritos de “¡deja esa masa, que tiene huevo crudo!” y se acababa toda la diversión. Cuando me fui a estudiar fuera y empecé a hacer mis propios postres pasé de las incursiones furtivas en el bol a lamer directamente la cuchara pero, las cosas como son, admito que es una cochinada y que lo del huevo crudo no es ninguna tontería. Vamos, que ya no lo hago.

Y en ésas estaba yo, reflexionando sobre lo aburrido que es hacerse mayor, cuando llegaron los estadounidenses (que son unos guarrindongos) e inventaron la masa de galletas sin huevo, pensada para comer así tal cual, sin hornear. Por lo que veo en la tele, allí hay quien la engulle a cucharadas desde el bol; yo que soy una chica fina hice bolitas con ella y, ya que estaba, las enganché en un palito, las recubrí de chocolate y las espolvoreé con unos colorinchos comestibles. A veces (pocas) me da la vena supercuqui y me salen estas cosas…

Cake pops de masa de galletas con chocolate
(Para 25 bolitas)

120 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
100 gramos de azúcar
50 gramos de azúcar moreno
2 cucharadas de nata líquida
Unas gotas de extracto de vainilla
150 gramos de harina
½ cucharadita de sal
Dos o tres puñados de chips de chocolate (al gusto)
Dos tabletas de chocolate (para la cobertura)

  1. En un recipiente batimos juntos con una batidora de varillas la mantequilla con los azúcares durante un par de minutos, hasta que la mezcla esté ligera y de un color pálido. Añadimos la vainilla y la nata líquida y batimos un poco más.
  2. Agregamos la harina y la sal y removemos con una espátula. Por último, incorporamos los chips de chocolate y revolvemos para que queden bien distribuidas en la masa.
  3. Con las manos (o con una cuchara de helado pequeña) hacemos bolitas con la masa y las ponemos en una fuente o una bandeja forrada con papel de hornear. Las metemos en la nevera y las dejamos reposar un par de horas para que se endurezcan.
  4. Podéis comerlas así tal cual, recubrirlas de chocolate para hacer trufas de masa de galletas o ponerlas en palitos y hacer cake pops. Si optáis por la última opción, mi consejo es que primero mojéis la punta de los palitos en el chocolate derretido, los clavéis en la bola y dejéis que enfríe el chocolate para sujetarla. Así evitáis que se os caigan las bolas al hundirlas para recubrirlas con el chocolate derretido (a pesar de mis esfuerzos, yo tuve tres cake pops suicidas…)

(Encontré la inspiración en el libro The Cookie Dough Lover’s Cookbook, de Lindsay Landis)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s