Galletas escocesas de mantequilla (Shortbread)

shortbread

Ya sabéis que me gusta la repostería sana, y que muchos días os traigo recetas integrales, o ligeras, o con fruta fresca, o saludables, en general. Bueno, pues hoy no es uno de esos días. Hoy es uno de los días en los que os traigo una receta de galletas de mantequilla crujientes, pero que se derriten en la boca. Cuatro ingredientes (que en realidad podrían ser sólo tres) e instrucciones tan fáciles que incluso un niño podría hacerlas sin ningún problema.

Shortbread es como se conoce a las típicas galletas escocesas de mantequilla, que se elaboran sin levadura ni huevo, sólo con azúcar blanco, mantequilla y harina. Tienen una textura compacta y se desmigan al romperlas, y aunque las comerciales suelen estar precortadas (con forma de círculo o de rectángulo) antiguamente lo que se hacía era hornear un bloque de masa y cortarlas después. Yo hasta ahora siempre había optado por preparar fingers (bastones alargados), pero esta vez me dio la vena clásica e hice petticoat tails (cuñas cortadas de un círculo). Ya veis, tradicional que es una.

Shortbread (galletas escocesas de mantequilla)
(Para un círculo de masa de 20 cm del que hice 8 cuñas)

125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
50 gramos de azúcar
120 gramos de harina
60 gramos de almidón de maíz (tipo maicena; si no tenéis no os rompáis la cabeza y sustituidlo por harina de trigo normal y corriente)

  1. Batimos juntos la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla ligera y de color amarillo pálido.
  2. Añadimos la harina y el almidón de maíz y removemos con una espátula lo justo para que queden bien incorporados (con esta masa, cuanto menos amasemos, mejor).
  3. Si queremos hacer galletas precortadas (fingers o galletas cortadas con moldes), estiramos la masa hasta que tenga un centímetro de espesor, las cortamos, las colocamos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y las metemos una hora en la nevera (para que mantengan su forma al hornearlas).
  4. Si optamos por cocer la masa entera y cortarla después, lo más cómodo es extenderla directamente sobre un molde ya engrasado o forrado con papel vegetal (también de forma que al final tenga un centímetro de espesor, más o menos) y marcar con un cuchillo las líneas por donde cortaremos.
  5. En cualquiera de los dos casos, pinchamos la superficie de las galletas con un tenedor antes de cocerlas.
  6. Horneamos las galletas a 190ºC entre 20 y 25 minutos, hasta que estén de un color dorado pálido, y las espolvoreamos con un poco de azúcar cuando aún estén calientes.

(Encontré la inspiración en el libro Cook with Jaime, de Jamie Oliver)

Anuncios

2 comentarios en “Galletas escocesas de mantequilla (Shortbread)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s