Bizcocho de mango

bizcocho de mango

Conste que yo iba toda dispuesta a preparar esta semana un bizcocho de pistacho y cardamomo, pero llegué al super y me encontré con que los mangos nacionales están en temporada y, claro, mucho más baratos que los de importación. Y como llevo unos meses muy enganchada a los mangos, y me parecen una fruta muy veraniega, y el verano se acaba, y me da mucha penita… pues me vendí al enemigo e hice en cambio este otro. ¡Ahora me debo a mí misma un bizcocho de pistacho y cardamomo!

No os dejéis engañar por su aspecto humilde: está increíble. Jugosísimo y con una combinación de sabores mango – canela – naranja que es de otro planeta. El color tostado le viene del azúcar moreno y la harina integral, y tiene un punto exótico (la receta llega directamente de las Islas Caimán) que la hace irresistible. Mmmm… ¡voy a por otro trozo!

Bizcocho de mango
(Para un molde de 20 cm de diámetro)

150 gramos de harina
100 gramos de harina integral
½ cucharadita de sal
2 cucharaditas de bicarbonato sódico
1 cucharadita de canela
150 gramos de azúcar
75 gramos de azúcar moreno
230 gramos de aceite de girasol (o de oliva suave)
½ cucharadita de esencia de vainilla
Un mango grande, pelado y cortado en trocitos
3 huevos batidos
50 gramos de nueces troceadas (yo utilicé pacanas)
La ralladura de una naranja (si veis que vuestro mango tiene poco zumo, sustituidla por –o añadid- el zumo de media naranja)

  1. En un recipiente grande tamizamos juntas las dos harinas con la sal, el bicarbonato sódico y la canela en polvo.
  2. Removiendo con una espátula, vamos incorporando los azúcares, el aceite y la esencia de vainilla. Agregamos los huevos batidos y mezclamos bien.
  3. Por último, añadimos el mango, las nueces y la ralladura de naranja y revolvemos un poco más para que queden bien distribuidos.
  4. Vertemos la masa en un molde previamente engrasado y/o forrado con papel vegetal y horneamos durante una hora a 180ºC (¡ojo! Antes de sacarlo, pinchadlo primero con un cuchillo para ver si está bien cocido, porque al ser un bizcocho tan jugoso corréis el riesgo de que os quede un poco crudo por el centro).

(Encontré la inspiración en el libro The Clandestine Cake Club Cookbook, de Lynn Hill)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s