Tarta de queso con frutos del bosque

tarta de queso con frutas del bosque

Me acabo de dar cuenta de que en más de un año de blog aún no he preparado ninguna receta de tarta de queso (bueno, las tartitas de queso individuales del verano pasado, pero eran tan pequeñas que casi no cuentan), y es raro, porque yo soy muy adicta a las tartas de queso en todas sus variedades. Supongo que es porque las como tanto por ahí (en cafeterías y restaurantes varios) que luego llego a casa con el vicio controlado y me dedico a otras cosas. Pero aún así el blog estaba cojo sin por lo menos una receta… y aquí estoy, solucionándolo.

Esta tarta es fácil de hacer y sale buenísima. Además, es el postre perfecto para cuando tienes invitados en casa, porque tiene que reposar y cuajar por lo menos cuatro o cinco horas o, mejor aún, toda la noche. Puedes hacerla el día anterior y justo antes de servirla ponerle por encima unas frutas para que queden bonito.

Tarta de queso con frutos del bosque
(Para un molde de 20 cm)

220 gramos de galletas tipo digestive
100 gramos de mantequilla derretida
700 gramos de crema de queso (tipo Philadelphia)
1/2 cucharadita de esencia de vanilla
120 gramos de azúcar
3 huevos
80 gramos de frutos del bosque (variados, o del tipo que más os guste; yo esta vez eché sólo arándanos y frambuesas porque era lo que tenía en casa)

  1. Trituramos las galletas o en una picadora o en plan artesano, poniéndolas en una bolsa de plástico y atizándoles con un rodillo de cocina hasta hacerlas miguitas (método más lento pero a la vez muy terapéutico).
  2. Introducimos las galletas en un recipiente grande, añadimos la mantequilla derretida y lo mezclamos bien. Ponemos esta mezcla en el molde de la tarta (engrasado y/o forrado con papel de hornear) y la aplastamos con una espátula o con el dorso de una cuchara hasta cubrir todo el fondo. Lo metemos media horita en la nevera para que enfríe.
  3. Mientras, batimos el queso en crema, la esencia de vainilla y el azúcar durante un par de minutos. Vamos incorporando los huevos de uno en uno, batiendo bien de cada vez. Por último, agregamos las frutas del bosque y removemos con cuidado para no machacarlas.
  4. Vertemos esta mezcla sobre la base de galleta y mantequilla y horneamos entre 45 minutos y una hora, hasta que la tarta adquiera un color dorado claro. Un truco para que no le salgan grietas en la superficie es hacerla al baño maría poniendo un poco de agua en la bandeja del horno (si os pasa como a mí y no os fiáis de vuestro molde, envolved la parte inferior en papel de aluminio, de forma que el agua no pueda entrar).
  5. Dejamos que la tarta enfríe en el molde a temperatura ambiente y después la metemos en la nevera como mínimo un par de horas (preferiblemente toda la noche). Voilà!

(Encontré la inspiración en el libro Cake Days de la Hummingbird Bakery)

Anuncios

2 comentarios en “Tarta de queso con frutos del bosque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s