Gofres de calabaza

81 - gofres de calabaza

Vale, me rindo: se acabó el verano. ¡Adiós, fresas y calabacines! ¡Hola, manzanas y naranjas! Ya sabéis lo que eso significa: los próximos meses me voy a volver loca con la canela, las recetas que se pueden (y deben) tomar calentitas y, sobre todo, la calabaza. El otro día me vine de casa de mis suegros con media calabaza que no me atrevo a pesar pero que a ojo de buen cubero deben de ser unos dos kilos… ¡Se abre la veda!

Así que comenzamos oficialmente la temporada de otoño con unos gofres de calabaza crujientes por fuera y blanditos por dentro, fáciles de hacer, cargados de especias y que van bien con todo: nata, sirope, chocolate… incluso solos. De mis favoritos hasta ahora. ¿A qué estáis esperando? ¡Hala, a calentar la gofrera!

Gofres de calabaza
(Para siete gofres)

25 gramos de azúcar
25 gramos de azúcar moreno
3 cucharadas de almidón de maíz (tipo maicena)
150 gramos de harina
1 cucharadita y media de levadura química (tipo Royal)
½ cucharadita de sal
1 cucharadita y media de canela
2 cucharaditas de jengibre en polvo
¼ cucharadita de nuez moscada molida
2 huevos
250 ml de leche
150 gramos de calabaza, pelada y en trocitos
60 gramos de mantequilla derretida

  1. Cocemos la calabaza (yo la hago al vapor en el microondas), la escurrimos bien y la machacamos con un tenedor hasta hacer un puré con ella. Dejamos que enfríe.
  2. En un recipiente grande tamizamos juntos los azúcares, el almidón de maíz, la harina, la levadura química, la sal y las especias.
  3. Separamos las claras de los huevos y las batimos a punto de nieve. Reservamos.
  4. En un bol, batimos juntas las yemas de los huevos y la leche. Añadimos el puré de calabaza y la mantequilla derretida y removemos bien.
  5. Añadimos esta mezcla al recipiente con los ingredientes secos y revolvemos hasta obtener una masa homogénea.
  6. Por último, agregamos poco a poco con una espátula las claras a punto de nieve, removiendo con cuidado hasta que queden bien incorporadas.
  7. Si tenéis una gofrera, verted en ella la masa y utilizadla como hacéis habitualmente. Yo (que tengo unos moldes de silicona para el horno) los horneé unos 10 minutos a 220º antes de volcarlos y desmoldarlos sobre la bandeja del horno. Los volví a meter y los dejé tostarse unos 5 minutos más por el otro lado.
  8. Si os sobran y queréis congelar algunos, dejad que enfríen de todo, separadlos con papel vegetal y meterlos en una bolsa hermética para que se conserven bien y sean fáciles de despegar. Yo los descongelo siempre en la tostadora, pero se puede hacer también en el microondas.

(Encontré la inspiración en Pumpkin Waffles Blog)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s