Tarta de café y chocolate

tarta de café y chocolate

No sé si lo recordáis, pero el año pasado le hice a mi madre por su cumpleaños una tarta de zanahoria que estaba muy rica pero que sufrió algún percance en el traslado desde mi casa a la suya y llegó con la cobertura un poco accidentada. Para evitar sorpresas, este año me había puesto en plan profesional, con portatartas y todo… y resulta que para lucirme elegí una receta de tarta de sirope de arce y pacanas que resultó ser un fracaso de proporciones bíblicas. Ya cuando metí la masa en el horno supe que algo no iba bien, porque la mezcla era un engrudo en el que la mantequilla se negaba a ligarse con el azúcar, el azúcar estaba diseminado en grumos por todo el molde y los huevos iban a su rollo sin hablarse con el resto de los ingredientes. Acabé con dos pisos de bizcocho plano, gomoso e irregular (eso sí, de sabor no están mal, ¡pero es que teniendo sirope de arce y pacanas sólo faltaría!).

Imaginaos el panorama: media mañana y yo sin duchar, en pijama, con mis pelos de loca y sin tarta de cumpleaños ni plan b. Menos mal que entre mis libros de cocina está el del Clandestine Cake Club (si no lo tenéis, ya estáis tardando en comprarlo: sus tartas y bizcochos son geniales y a prueba de torpes) y que casualmente mi despensa estaba preparada para un apocalipsis zombie. Después de rebuscar un rato encontré una receta que podía hacer con lo que tenía por casa: adapté un par de ingredientes, crucé los dedos, horneé lo mejor que pude… y llegué a casa de mi madre con una fantástica tarta de café y chocolate de aspecto algo rústico (culpa mía, que me negué a recubrirla entera de buttercream porque aún sigo empachada de dulces navideños, aunque le puse un corazón de cacao en medio para disimular), pero de textura super esponjosa y sabor estupendo. ¡Si no llego a confesar el drama de mi tarta de arce y pacanas, creo que nadie hubiera sospechado nada!

Tarta de café y chocolate
(Para una tarta de dos pisos con moldes redondos de 20 cm)

170 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
170 gramos de azúcar
3 huevos grandes, a temperatura ambiente
170 gramos de harina con levadura
1 cucharada de café instantáneo (tipo Nescafé) disuelta en una cucharada de agua muy caliente
1 cucharada de cacao en polvo disuelta en dos cucharadas de agua muy caliente

Para el buttercream:
(Yo hice sólo buttercream para poner entre los dos pisos de la tarta y en la parte superior; si queréis recubrirla entera multiplicad por cuatro estas cantidades.)

50 gramos de mantequilla
½ cucharada de café instantáneo disuelta en una cucharada de leche
100 gramos de azúcar glas

  1. Batimos con brío (o con una batidora eléctrica de varillas) la mantequilla y el azúcar durante un par de minutos, hasta obtener una mezcla ligera y de color amarillo pálido.
  2. Añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien cada vez hasta que estén totalmente incorporados.
  3. Agregamos la harina poco a poco mientras removemos con una espátula o una cuchara de madera, hasta obtener una masa homogénea.
  4. Dividimos la masa en dos. En una de las mitades añadimos el café instantáneo disuelto en agua, y en la otra hacemos lo mismo con el cacao. Revolvemos bien para que se mezclen con el resto de ingredientes.
  5. Engrasamos y/o forramos con papel de hornear dos moldes redondos de 20 cm de diámetro. Con una cuchara, ponemos montoncitos de masa de café repartidos en los dos moldes; cuando acabemos, hacemos lo mismo con la masa de cacao. De esta manera, al cocerse la tarta tendrá un sutil efecto marmolado (por cierto, no os preocupéis si la masa no cubre todo el fondo del molde: al crecer en el horno llega de sobra).
  6. Horneamos la masa entre 20 y 25 minutos a 180ºC. La sacamos y dejamos reposar las dos mitades de la tarta unos minutos antes de desmoldarlos y dejarlos enfriar de todo sobre una rejilla. Si han crecido mucho en el medio, los rebajamos con un cuchillo para que la tarta no nos salga con montaña central.
  7. Para preparar el buttercream de café, batimos con una batidora eléctrica de varillas la mantequilla hasta que tenga una consistencia cremosa. Añadimos la mezcla de café instantáneo y leche y después, poco a poco, vamos añadiendo el azúcar glas tamizado hasta obtener una crema que se pueda manejar con facilidad.
  8. Una vez que el bizcocho de la tarta esté completamente frío, con una espátula ( o con el reverso de una cuchara) extendemos la mitad del buttercream sobre uno de los pisos, y ponemos el otro encima del revés (es decir, con la parte de abajo hacia arriba, para que la tarta sea más fácil de glasear). Extendemos el resto del buttercream en la parte superior y, si queremos, decoramos con cacao en polvo.

(Encontré la inspiración en el libro de recetas del Clandestine Cake Club)

Anuncios

3 comentarios en “Tarta de café y chocolate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s