Grissini (palitos de pan)

grissini

Los Reyes Magos me trajeron este año esa biblia panarra que es El pan, de Jeffrey Hamelman, y tengo que admitir que es el libro más profesional que tengo sobre panadería. Primero, porque dedica páginas y más páginas a términos como la autolisis, el farinógrafo y la sobreoxidación (que a mí, que soy una panadera muy de andar por casa, me suenan bastante a chino). Segundo, porque te da las cantidades para hacer panes en casa, pero también en panaderías (¿queréis saber cuánta agua hace falta para hacer 44 baguettes? 7,6 litros). Y tercero, porque me ha introducido en el fascinante mundo de las amasadoras planetarias, que aún no sé muy bien lo que son, pero claramente deben ser necesarias para dominar el mundo (tengo que hacerme con una… por si las moscas).

Y estaba yo decidiendo con qué receta profunda y transcendental estrenaba mi libro (¿la hogaza con arroz integral? ¿la fougasse de aceitunas? ¿el pan de cerveza?) cuando, ya casi al final de todo, me encontré con los grissini. Estos humildes palitos de pan son, de largo, el vicio favorito de mi monstruito, que los pide desde que se levanta hasta que se acuesta y podría alimentarse única y exclusivamente con ellos, así que lo vi clarísimo. Hoy, palitos de pan. Mañana, con una amasadora planetaria, ¡el mundo!

Grissini
(Para 12 palitos)

250 gramos de harina
130 ml de agua
30 gramos de aceite de oliva virgen extra
25 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente y cortada en cubitos
5 gramos de sal
¾ cucharadita de levadura seca instantánea

  1. Ponemos todos los ingredientes en un bol grande y removemos con una cuchara o una espátula para que se mezclen bien.
  2. Amasamos (a mano o con una amasadora eléctrica) unos 8-10 minutos, tapamos el recipiente con film transparente y dejamos fermentar la masa durante una hora.
  3. Dividimos la masa en 12 porciones (de unos 37 gramos aproximadamente) y las dejamos reposar unos 15 minutos sobre una superficie enharinada cubiertas con film transparente.
  4. Mientras, precalentamos el horno a 190ºC con la bandeja dentro.
  5. Estiramos cada porción de masa hasta obtener unos palitos de unos 30 o 40 centímetros (a mí me gusta hacerlos de todo el largo de la bandeja del horno) para hacer nuestros grissini y los vamos disponiendo sobre un papel vegetal que luego pondremos sobre la bandeja de horno ya caliente. Para que sea más fácil mover el papel con todos los cilindros de masa encima, a mí lo que me resulta más cómodo es poner el papel vegetal sobre una tabla de cortar de madera, apoyar esta tabla en la bandeja y deslizar en ella el papel vegetal con la masa.
  6. Horneamos los palitos 20 minutos a 190ºC. La idea es que estén crujientes hasta el centro; si no es así, les ponemos papel de aluminio por encima (para que la corteza no se queme) y los seguimos horneando a 175ºC hasta que estén bien cocidos.

(Encontré la inspiración en el libro El pan, de Jeffrey Hamelman)

Anuncios

Un comentario en “Grissini (palitos de pan)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s