Natillas caseras

natillas

Pobres natillas. Son uno de los postres más ricos del mundo, ¡pero son tan poco fotogénicas! Cremosas, sedosas y dulces… pero ¿quién se va a fijar en ellas cuando tienen al lado una mousse de chocolate con nata, una tarta de frutas o una enorme copa de helado? Así que me autonombro, en este mismo momento, defensora de las natillas: postre tradicional (que no viejuno) y maravilloso en su simpleza y sencillez. Dejémonos de sabores nuevos y exóticos: que si chocolate, que si café, que si historias… ¡recuperemos las natillas de nuestras abuelas!

Eso sí, como pasa con todas las recetas tradicionales en cada casa se hacen de una manera. Hay quien les pone maicena para espesarlas, quien infusiona un palo de canela en la leche y quien las adorna poniéndoles encima una galleta. Yo os cuento cómo las hago yo (lo mezclo todo a lo loco, caliento y revuelvo), y luego ya vais vosotros y le preguntáis a vuestra madre cómo las hacía ella, ¿vale?

Natillas caseras
(Para 8-10 raciones)

4 huevos, a temperatura ambiente
100 gramos de azúcar
600 ml de leche, a temperatura ambiente
Opcional: media cucharadita de esencia de vainilla

  1. Ponemos en un cazo los huevos y los batimos. Añadimos el resto de los ingredientes y batimos todo junto.
  2. Ponemos el cazo a fuego suave y removemos (si tenéis unas varillas manuales, perfecto; si no, una cuchara de madera de toda la vida también vale) de forma constante durante unos diez minutos. Veréis como la mezcla se va espesando un poco (aunque luego, al enfriar, espesará más todavía).
  3. Dividimos las natillas en moldes y las dejamos enfriar un poco a temperatura ambiente. Cuando estén tibias las tapamos (por ejemplo, con film transparente) y las metemos en la nevera.
  4. Las servimos frías y espolvoreadas con canela en polvo.
Anuncios

4 comentarios en “Natillas caseras

    • ¡A mí me pasa igual que a ti con las recetas que sólo llevan yemas o claras! A veces las planeo de dos en dos (una de yemas/una de claras) y las hago a la vez, pero eso requiere tiempo y ganas… y no suelo tener las dos cosas a la vez. ¡Es más práctico usar huevos enteros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s