Granola casera

granola

¿Qué es granola?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul… Granola, queridos míos, es una mezcla de cereales (generalmente copos de avena), frutos secos, semillas y fruta deshidratada. Es parecida al muesli, aunque tienen dos diferencias fundamentales: la granola se hornea (en el muesli los cereales están crudos) y lleva azúcar añadido (en forma de miel o sirope). Ojo, no nos engañemos, no califica como “desayuno saludable” (yo a diario voy a seguir con mis dos piezas de fruta, mi té verde y mis cereales integrales o mis tostadas con aceite de oliva…), pero es estupenda para tomar de vez en cuando con un poco de yogur natural o, directamente, con leche.

A mí nunca se me había ocurrido prepararla en casa (cuando me pongo a hacer desayunos guarrindongos soy más de gofres y tortitas), pero vi la receta en un libro de Ottolenghi… y yo de este chico me fío mucho. Así que me puse manos a la obra ¡y la verdad es que está riquísima! Además, pero podéis personalizarla añadiendo los frutos secos que queráis (yo la próxima vez pienso poner pacanas, que ya sabéis que me encantan) y variando las proporciones o las frutas deshidratadas.

Granola casera
(Para unos 750 gramos)

100 gramos de sirope de arce
100 gramos de miel
2 cucharadas de agua
2 cucharadas de aceite de girasol
Una pizca de sal
60 gramos de almendras crudas
40 gramos de coquitos (nueces de la Amazonia)
40 gramos de anacardos
300 gramos de copos de avena
60 gramos de pipas de girasol
60 gramos de pipas de calabaza
200 gramos de fruta deshidratada (yo puse 100 gramos de arándanos y 100 gramos de un cóctel tropical que encontré en una tienda de productos a granel y del que estuve sacando disimuladamente los trocitos de coco para quedarme sólo con el resto de las frutas)

  1. En un cazo calentamos juntos el sirope de arce, la miel, el agua, el aceite de girasol y la sal, hasta obtener una mezcla tibia y bastante líquida. Reservamos.
  2. Con un cuchillo, troceamos las almendras, los coquitos y los anacardos. Los ponemos en un bol grande con los copos de avena, las pipas de girasol y las pipas de calabaza.
  3. Vertemos sobre los cereales y los frutos secos el sirope que habíamos preparado, y revolvemos bien con una cuchara de madera.
  4. Extendemos la mezcla sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal (la capa no debería tener más de un centímetro o centímetro y medio de espesor, si queda demasiado alto hacedlo en dos tandas) y horneamos a 140ºC durante unos 40 minutos. Mientras se hornea, abrid el horno dos o tres veces y removed un poco la granola para que se tueste de forma uniforme (¡y tened cuidado de no quemaros!).
  5. Sacamos la mezcla del horno y la dejamos enfriar en la propia bandeja. Cuando esté tibia pero ya no queme, añadimos la fruta deshidratada y removemos. Al enfriar de todo estará rico y crujiente: lo guardamos en un bote hermético y lo servimos con yogur, con leche, con bebida vegetal…

(Encontré la inspiración en el libro Ottolenghi: The Cookbook)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s