Tortitas de la reina de Inglaterra

tortitas reina inglaterra

Ésta, queridos, es la receta de tortitas de la reina Isabel II de Inglaterra. ¿Que cómo la he conseguido? Pues obviamente ni me la ha dado ella (la verdad es que nos movemos en círculos sociales distintos) ni me he colado en las cocinas de Buckingham para fisgonear entre los fogones. Pero en agosto de 1950 el presidente estadounidense Eisenhower y su esposa pasaron unos días con la familia real británica en el castillo de Balmoral, y cinco meses después, la reina le envió una carta que empieza así: “He visto una foto suya en el periódico de hoy, de pie frente a una barbacoa, cocinando codornices, y he recordado que nunca le llegué a enviar la receta de tortitas que le prometí en Balmoral”.

La misiva aparece recogida en un libro maravilloso titulado Cartas memorables (podéis verla aquí escaneada) e incluye la receta. Y las tortitas de Su Majestad son absolutamente maravillosas: jugosas y esponjosísimas, sin tener que pasar por el engorro de batir las claras a punto de nieve (si os lo estáis preguntando, el truco para conseguirlo es utilizar para la masa bicarbonato de soda y cremor tártaro, que hacen reacción y consiguen que la mezcla empiece a burbujear incluso antes de cocinarse). “Normalmente pongo menos leche y harina, pero del resto de los ingredientes utilizo las cantidades que aparecen en la receta”, le confiesa Isabel II a Eisenhower, además de aconsejarle batir mucho la mezcla y hacer las tortitas nada más haberla preparado. Yo sólo os diré que son las tortitas más ricas que he preparado en mi vida. God save the queen!

Receta de tortitas de la reina de Inglaterra
(Para 10-12 tortitas)

240 gramos de harina
1 cucharadita de bicarbonato de soda
1 cucharadita y media de cremor tártaro
1 huevo
2 cucharadas de azúcar
240 ml de leche
1 cucharada de mantequilla derretida

  1. Tamizamos la harina con el bicarbonato de soda y el cremor tártaro. Reservamos.
  2. En un recipiente grande batimos juntos el huevo, el azúcar y la mitad de la leche. Añadimos la harina y revolvemos bien. Por último, añadimos el resto de la leche y la mantequilla derretida y batimos toda la masa hasta que obtengamos una mezcla sin grumos.
  3. Ponemos un poco de mantequilla en una sartén, a fuego medio, y vertemos un poco de masa para hacer una tortita. Cuando empiecen a aparecer burbujas en la superficie, es el momento de darle la vuelta: con una espátula o una espumadera y algo de cuidado, la giramos y dejamos que se cocine por el otro lado.
  4. Si queréis disfrutarlas a la manera británica tradicional, servidlas con clotted cream y mermelada. Yo, siguiendo el espíritu de colaboración internacional de la carta, las desayuné al estilo estadounidense: con mantequilla y sirope de arce. Y por supuesto, estarán buenísimas con nata montada, caramelo, chocolate líquido, miel… ¡Las tortitas están ricas siempre!

(Encontré la inspiración en el libro Cartas memorables, de Shaun Usher)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s