Tarta de cumpleaños de vainilla con cobertura de chocolate

tarta de cumpleaños

Ser madre significa levantarte a las 8 de la mañana de un sábado para preparar una tarta de cumpleaños.

Ser madre significa dejar de lado tus principios nutricionales una vez al año y elegir una receta que entre el bizcocho y la cobertura lleva casi medio kilo de mantequilla… porque es la que te ha pedido el cumpleañero.

Ser madre significa buscar como una loca plantillas fáciles con siluetas de zorros en Internet porque cuando le preguntaste a tu hijo qué tarta iba a querer por su cumpleaños contestó crípticamente “una tarta de zorro”.

Ser madre significa estar toreando a dos niños (uno que intenta comerse la masa cruda y otra que intenta meterse todo el tiempo en la bolsa de papel para reciclar) mientras tienes las manos todas pringosas por engrasar los moldes.

Ser madre significa saber que, aunque barriste tres veces seguidas el suelo de la cocina, vas a estar encontrando bolitas de colores durante meses.

Ser madre significa que, aunque tienes un blog de repostería, haces la foto de la tarta deprisa y corriendo, sin preparar nada, porque está todo el mundo esperando por ti en casa de la abuela y tú has perdido diez minutos trasladándola de la peana al portatartas tratando de que no se rompa en el intento.

Y ser madre es derretirte un poquito cuando ves la cara que pone al probar el primer trozo…

Receta de tarta de cumpleaños de vainilla con buttercream de chocolate
(Para una tarta de dos pisos, con moldes de 20 cm de diámetro, alta y contundente)

480 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
1 cucharadita y media de bicarbonato de soda
1 cucharadita de sal
200 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
350 gramos de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
4 huevos, a temperatura ambiente
475 ml de buttermilk (si no tenéis, mezclad 450 ml de leche con dos cucharadas de zumo de limón y dejadlo reposar diez minutos)

  1. Tamizamos juntas la harina, la levadura química, el bicarbonato de soda y la sal. Reservamos.
  2. En un recipiente grande batimos juntos (a ser posible, con una batidora de varillas eléctrica) la mantequilla y el azúcar durante un par de minutos, hasta que la mezcla tenga textura de pomada y un color amarillo pálido.
  3. Añadimos la esencia de vainilla y los huevos de uno en uno, batiendo bien de cada vez para que queden totalmente integrados.
  4. Incorporamos el buttermilk (o la mezcla de leche con zumo de limón) y batimos bien una vez más.
  5. Agregamos poco a poco la harina, removiendo con una espátula o una cuchara de madera hasta conseguir una mezcla sin grumos.
  6. Repartimos la masa entre dos moldes previamente engrasados y horneamos a 180ºC durante unos 50 minutos (pasado ese tiempo, pinchad con un cuchillo para confirmar que está bien hecha por dentro).
  7. Tras sacarla del horno, dejamos reposar 10 minutos, desmoldamos y ponemos los bizcochos boca abajo sobre una rejilla para que se enfríen del todo.

Cobertura de buttercream de chocolate

250 gramos de mantequilla
20 ml de leche
200 gramos de chocolate negro
½ cucharadita de esencia de vainilla
150 gramos de azúcar glas tamizado (¡ojo! Es importante tamizarlo, o la cobertura os quedará llena de grumos)

  1. Derretimos el chocolate al baño maría o en el microondas y dejamos enfriar hasta que esté tibio, casi a temperatura ambiente.
  2. En un recipiente grande batimos la mantequilla durante un par de minutos, hasta que tenga una textura cremosa, de pomada.
  3. Añadimos la leche y seguimos batiendo hasta que esté incorporada.
  4. Agregamos el chocolate y la vainilla y batimos tres minutos más, hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Incorporamos poco a poco el azúcar glas y seguimos batiendo hasta lograr que el buttercream tenga una consistencia que nos permita utilizarlo de cobertura.
  6. Para montar la tarta, es conveniente preparar los bizcochos recortando la parte superior con un cuchillo para que tengan una superficie plana.
  7. Ponemos el primer bizcocho boca abajo sobre la peana o el plato donde vayamos a montar la tarta y extendemos buttercream en toda su parte superior.
  8. Colocamos el segundo bizcocho sobre él, también boca abajo, y cubrimos toda la superficie de la tarta (parte superior y lados) con una capa generosa de la cobertura. No os preocupéis si no queda perfecta: ésta es sólo la primera fase.
  9. Metemos la tarta en la nevera media hora, para que el buttercream se solidifique un poco al enfriar la mantequilla.
  10. Pasado ese tiempo, ponemos una segunda capa de cobertura (al trabajar sobre la primera, se extiende mejor y es más fácil que quede una superficie lisa). Podemos dejar la tarta así o decorarla con nata, bolitas de colores, virutas de chocolate, lacasitos…

(Encontré la inspiración en Smitten Kitchen)

Anuncios

Un comentario en “Tarta de cumpleaños de vainilla con cobertura de chocolate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s