Rollitos de canela (la versión de Nigella)

rollitos de canela

Ya sabéis que soy una obsesa de la canela, en general, y de los rollitos de canela, en particular. Voy por las cafeterías pidiéndolos como una loca, los hago en casa, busco nuevas recetas que añadir a mi colección… De hecho, en el blog teníais ya la versión holandesa (los Zeeuwse Bolussen) y la sueca (los Kanelbullar), y hoy se une ésta, la versión de Nigella Lawson, que se supone que es de origen noruego y que está tan espectacularmente rica como las otras dos.

Es la primera receta que hice en mi vida de rollitos de canela y vuelvo a ella de vez en cuando. Es un poco particular: en lugar de hornearse separados, los bollos se ponen sobre una base de masa y se cocinan como si fuesen un bizcocho, que luego se parte con la mano (o con cuchillo, claro, pero eso es menos divertido). Aviso a navegantes: la masa es una mala perra, pegajosa y poco dispuesta a colaborar… ¡pero el esfuerzo vale la pena!

Receta de rollitos de canela (versión de Nigella Lawson)
(Para un molde de 26 x 20 cm)

350-400 gramos de harina (empezad con 350 e id añadiendo lo que os haga falta para obtener una masa manejable… ¡con algunas harinas puede que necesitéis incluso más!)
125 gramos de azúcar
Una pizca de sal
10 gramos de levadura seca instantánea de panadería
125 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
200 ml de leche tibia
1 huevo
1 cucharadita de canela
Opcional: un huevo batido, para pincelarlos

  1. En un recipiente grande ponemos la harina, 50 gramos de azúcar, la sal y la levadura.
  2. Derretimos 50 gramos de la mantequilla, la dejamos enfriar un poco y la mezclamos con la leche tibia. Agregamos el huevo y batimos todo bien.
  3. Vertemos esta mezcla en el recipiente donde están los ingredientes secos, removemos para combinarlos y empezamos a amasar, añadiendo más harina si es necesario.
  4. Amasamos durante unos diez minutos, hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar en un bol engrasado y tapado con film transparente durante una media hora.
  5. Mientras, vamos preparando el relleno, que no tiene ninguna dificultad: sólo hay que mezclar bien 75 gramos de azúcar, 75 gramos de mantequilla y una cucharadita de canela.
  6. Cuando la masa haya reposado, cogemos un tercio y, con el rodillo, hacemos un rectángulo con ella (será la base de los rollitos). Con cuidado, lo colocamos en la base de un molde bien engrasado y/o forrado con papel vegetal.
  7. Estiramos el resto de la masa, hacemos un rectángulo con ella y, con una espátula, extendemos el relleno por toda la superficie. Después lo enrollamos hasta hacer un cilindro largo.
  8. Con un cuchillo afilado vamos cortando el rollo hasta obtener 10-12 porciones. Las ponemos (con la espiral hacia arriba) sobre la base de masa y los dejamos reposar 15 minutos más. No os preocupéis si no cubren toda la superficie del molde: crecen como locos en el horno.
  9. Pincelamos los rollitos con el huevo batido y horneamos a 230ºC durante unos 25 minutos. Si veis que a mitad de cocción se empiezan a tostar demasiado, extended papel de aluminio sobre ellos para evitar que se quemen por la parte superior.
  10. ¿Mi consejo? ¡Servidlos todavía tibios y coméroslos todos el mismo día!

(Encontré la inspiración en el libro How to be a Domestic Goddess, de Nigella Lawson)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s