Gofres de calabaza y manzana

gofres de calabaza y manzana

El otro día le comenté a una amiga que me estoy acostumbrando a preparar montones de gofres, congelarlos e irlos descongelando poco a poco para dárselos de cena a los monstruitos y me miró con los ojos como platos. “Está claro que tenemos conceptos distintos de los gofres”, respondió sorprendida. Tenía razón: su concepto de los gofres son ésos que venden en los puestos de la calle, llenos de azúcar crujiente y sobre los que cabalgan montañas de nata montada, helado y chocolate. Mis gofres, en cambio, suelen llevar harina integral, leche o yogur, huevos, fruta o verdura (los últimos que hice eran de zanahoria y manzana y de calabacín) y apenas un par de cucharadas de azúcar para toda la masa. Vamos, una cena bastante completa y saludable para darles una alegría de vez en cuando a dos niños pequeños.

Y como les encantan, y me los piden un montón, me he comprado una gofrera. Aún le tengo que pillar el punto, porque por ahora o me quedo corta con la cantidad de masa o me paso y lo pongo todo perdido, pero supongo que eso es cuestión de práctica. El punto de cocción, en cambio, lo encontré enseguida, y estos gofres de calabaza y manzana estaban estupendos: crujientes por fuera y jugosos por dentro.

Gofres de calabaza y manzana
(Para una docena de gofres)

120 gramos de harina
120 gramos de harina integral
2 cucharadas de azúcar moreno
1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
½ cucharadita de bicarbonato de soda
¼ cucharadita de sal
1 cucharadita de canela en polvo
½ cucharadita de jengibre en polvo
½ cucharadita de nuez moscada
40 gramos de mantequilla derretida y a temperatura ambiente
2 huevos, a temperatura ambiente
230 gramos de puré de calabaza (aquí os explico cómo hacerlo, ¡es facilísimo!)
350 ml de leche, a temperatura ambiente
1 manzana, pelada y rallada

  1. En un recipiente tamizamos juntos las harinas, el azúcar, la levadura química, el bicarbonato de soda, la sal y las especias.
  2. En un bol grande batimos juntos la mantequilla derretida, los huevos, el puré de calabaza y la leche. Añadimos la mezcla de harinas y removemos con una espátula.
  3. Por último, incorporamos la manzana rallada y revolvemos para que quede bien distribuida en la masa.
  4. Cocinamos en una gofrera (el tiempo y la temperatura dependen del aparato, en la mía se hicieron en unos 5 minutos) o en moldes de silicona para el horno. Servimos templaditos, con sirope, nata, canela, ¡o solos, que están riquísimos!

(Encontré la inspiración en The Kitchen is my Playground)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s