Desayuno de avena con frutas (overnight oats)

overnight oats

Si os pasa como a mí, que madrugáis tanto que parte del desayuno lo tenéis que tomar en el trabajo, os va a encantar esta receta, porque se prepara en un par de minutos y se puede llevar a cualquier parte. Los overnight oats son copos de avena que se preparan dejándolos a remojo toda la noche en una mezcla de leche y yogur, a los que se pueden añadir frutas, semillas, frutos secos y otros cereales. Son la versión estadounidense (y vaga) de las tradicionales gachas de avena británicas (porridge), pero aquí no hay ni que cocinarlas: se mezcla todo el día anterior, se mete en la nevera y listo. Por cierto, la única traducción que he encontrado de overnight oats es “copos de avena remojados”, que a mí me suena a “perro peludo abandonado bajo la lluvia”, así que me he tomado la libertad de rebautizarlos así. Proactiva que es una.

Otra cosa: las semillas de chía. Seguro que habéis oído hablar de ellas: que si son un “superalimento”, que si adelgazan, que si curan el cáncer, que si son milagrosas, que si caminan sobre las aguas… Bobadas. Son semillas, y como todas las semillas, son una buena fuente de fibras, vitaminas y minerales (por eso a mí me gusta ponerlas en mis recetas), pero ya está. Lo que las hace especiales es que si las dejas unas horas a remojo, se vuelven gelatinosas y hacen más cremoso nuestro desayuno de copos de avena. En todo caso, si no os resultan fáciles de conseguir, preparad la receta sin ellas, que va a estar rica igual.

Receta de overnight oats con plátano y arándanos
(Para 3 o 4 raciones)

80 gramos de copos de avena
2 yogures naturales (de leche de vaca o de soja)
250 ml de leche o bebida vegetal
Medio plátano troceado
Un puñado generoso de arándanos
Opcional: 1 o 2 cucharadas de semillas de chía (para que esté más cremoso)
También opcional: 1 o 2 cucharadas de miel, sirope de arce o el endulzante que prefiráis.
Y todavía más opcional: frutos secos, cereales crujientes, granola, muesli…

La noche anterior, mezclamos los ingredientes en un bol, los repartimos en recipientes individuales (yo reutilizo frascos de potitos que tengo por casa) y los metemos en la nevera. Hala, ya. Un par de comentarios:

  • Si lo preferís más o menos espeso id variando la cantidad de leche hasta dejarlo a vuestro gusto.
  • La fruta también podéis cambiarla por la que os apetezca: yo los he hecho con frutos del bosque variaditos, con manzana rallada, con frambuesas y melocotón…
  • Los ingredientes crujientes hay que añadirlos al final de todo (para que sigan crujientes).

(Encontré la inspiración en Sweet Remedy)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s