Scones de queso

scones-de-queso

Antes de que los británicos se pongan en serio con el Brexit y nos dejen abandonados llevándose con ellos el té, la mermelada de ruibarbo y los coches con el volante a la derecha, yo voy a aprovechar y sacarle partido a todas las cosas maravillosas que han aportado a mi vida como repostera. Las recetas de Jamie Oliver, por ejemplo. Las temporadas pendientes que aún tengo que ver del Great British Bake Off, que es uno de mis concursos televisivos favoritos. Los crumbles (aún no hemos hecho ninguno en el blog, pero todo se andará). ¡Y los scones!

¡Hace dos años que no cuelgo en el blog una receta de scones! No sé por qué los tengo tan abandonados, porque me encantan y son muy fáciles de hacer. De hecho son tan sencillos que esta vez no sólo tuve la inestimable ayuda del monstruito: también la fierecilla, que aún no ha cumplido dos años, nos echó una mano ayudando a poner los ingredientes en el bol, revolviendo y cortando la masa con el cortapastas. Vale, sí, cuando acabamos parecía que había estallado un saco de harina en la cocina, pero ellos se quedan tan contentos y tan satisfechos que compensa.

Scones de queso
(Para unos 10 bollitos)

225 gramos de harina con levadura
Una pizca de sal
55 gramos de mantequilla, fría y cortada en cubitos
25 gramos de un queso rallado que funda bien (yo usé una mezcla de quesos para gratinar, la receta original aconseja cheddar)
150 ml de leche a temperatura ambiente

  1. Mezclamos con los dedos la harina, la sal y la mantequilla, desmenuzándola hasta obtener una textura como de miguitas.
  2. Añadimos el queso y la leche y trabajamos la mezcla con las manos lo justo para obtener una masa con la que podamos trabajar.
  3. La estiramos con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos dos centímetros y con un cortapastas (o un vaso) de aproximadamente cinco centímetros de diámetro vamos cortando los scones.
  4. Pincelamos la parte superior de los bollitos con un poco de leche y horneamos a 22ºC durante 15 minutos. Servimos templados (al día siguiente no están ni la mitad de ricos, ¡es mejor comerlos todos el mismo día!).

(Encontré la inspiración en la web de la BBC)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s