Granola de manzana

granola-de-manzana

Una cosa maravillosa de la granola es que puedes hacer mil versiones adaptándolas a tus gustos o, simplemente, a las cosas que tengas en la despensa. Puedes echar una mezcla loca de frutos secos y semillas o poner sólo uno o dos tipos de cada cosa e ir variando con cada remesa para disfrutar cada vez de un desayuno totalmente nuevo.

¿Y ésta, con manzana y especias? ¡Ésta está TAN RICA! La mejor manera de empezar el día… o de picotear a escondidas cuando no me ven los niños (¡porque si me ven, me piden!). La tengo guardada en un recipiente hermético y cada vez que paso cerca, si no hay testigos, me como un puñado. ¡Es un vicio!

Receta de granola de manzana
(Cuando me acordé de pesarla ya me había comido buena parte, así que no sé cuánta cantidad sale exactamente… Supongo que unos 350 o 400 gramos)

90 gramos de compota de manzana sin azúcar
½ cucharada de sirope de arce o miel
½ cucharada de aceite de oliva suave (o de girasol)
Una pizca de esencia de vainilla
175 gramos de avena
Un puñado de pipas de girasol crudas
Un puñado de nueces troceadas
Una cucharada colmada de azúcar moreno
1 cucharadita de canela
Una pizca de jengibre
¼ cucharadita de sal
Un puñado de chips de manzana, de trocitos de manzana deshidratada o de los dos.

  1. En un cazo calentamos a fuego lento la compota, la miel, el aceite de oliva y la esenc21ia de vainilla, hasta que estén tibios pero sin quemar.
  2. Mientras, en un recipiente grande mezclamos los copos de avena, las pipas, las nueces, el azúcar y las especias.
  3. Vertemos sobre los ingredientes secos la compota con miel y removemos bien, para que quede todo bien pegajoso pero sin estar apelmazado.
  4. Extendemos la mezcla sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal y horneamos a 150ºC durante unos 40 minutos. Mientras se hornea, abrimos el horno dos o tres veces y removemos un poco la granola para que se tueste de forma uniforme (porque los lados se queman más rápido que el centro).
  5. Sacamos la mezcla del horno y la dejamos enfriar en la propia bandeja. Cuando esté tibia pero ya no queme, añadimos la manzana deshidratada y removemos. Al enfriar de todo estará rico y crujiente: lo guardamos en un bote hermético y lo servimos con yogur, con leche, con bebida vegetal… bueno, ¡ya sabéis!

(Encontré la inspiración en Two Peas And Their Pod)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s