Tarta de chocolate (sin gluten y sin lactosa)

Ésta es la mejor tarta de chocolate del mundo (y os lo dice alguien que ha comido MUCHAS tartas de chocolate en su vida). Es jugosa y ligera, y se derrite en la boca. Tiene un sabor intenso a chocolate con su punto justo de dulzura para no hacerse empalagoso. Es perfecta para tomar sola, pero si se acompañada por una bola de helado de vainilla es un postre de escándalo. Es una tarta sin gluten y sin lactosa. Es fácil de hacer, con ingredientes que se encuentran en cualquier supermercado. De verdad: es maravillosa. Y tengo que confesar que la hice de rebote, por pura casualidad.

Porque yo iba a hacerle a mi monstruito otra tarta por su cumpleaños (él sólo había pedido que llevase lacasitos, el resto le daba igual), pero cuando junté todos los ingredientes en la encimera para ponerme a cocinar me di cuenta de que el resultado iba a ser un pastel diminuto, ¡y yo no tengo moldes tan pequeños! Así que me puse a buscar rápidamente en mi lista de “recetas que tienen muy buena pinta y que debería probar algún día” y encontré ésta. Insisto: la mejor tarta de chocolate del mundo.

Receta de tarta de chocolate sin gluten y sin lactosa
(Para un molde redondo de 23 cm de diámetro)

50 gramos de cacao en polvo
125 ml de agua hirviendo
150 gramos de almendra molida
½ cucharadita de bicarbonato de soda
½ cucharadita de sal
150 ml de aceite de oliva suave
1 cucharadita de extracto de vainilla
75 gramos de azúcar
75 gramos de azúcar moreno
3 huevos, a temperatura ambiente

  1. Tamizamos el cacao en un bol pequeño . Añadimos el agua hirviendo y mezclamos todo bien, hasta que no queden grumos. Dejamos reposar y enfriar un poco.
  2. En otro bol pequeño mezclamos la almendra molida, el bicarbonato de soda y la sal. Reservamos.
  3. En un recipiente grande ponemos el aceite de oliva, el extracto de vainilla, los azúcares y los huevos. Con una batidora eléctrica de varillas (o a mano, con fuerza y paciencia) lo batimos todo bien durante tres o cuatro minutos.
  4. Sin dejar de batir, vamos añadiendo poco a poco la mezcla de cacao hasta que esté totalmente incorporada.
  5. Seguimos batiendo y, por último, agregamos la almendra molida. Si aún tenemos ganas, batimos un par de minutos más, porque como es una tarta sin gluten podemos batir todo lo que queramos y no sólo no nos arruinará la textura, sino que nos servirá para incorporar más aire a la masa y conseguir una tarta menos densa sin tener que pasar el trabajo de batir las claras a punto de nieve.
  6. Vertemos la masa en un molde bien engrasado y/o forrado con papel vegetal y horneamos 45 minutos a 170ºC. Dejamos enfriar 10 minutos sobre una rejilla antes de desmoldarlo y dejar que enfríe de todo.
  7. Es perfecta para servirla así tal cual o espolvorearla con azúcar glas. Si os sentís decadentes (o, como yo, tenéis un monstruito que quiere lacasitos en su tarta), podéis preparar una cobertura tipo ganache derritiendo 50 gramos de chocolate negro y añadiendo un chorrito de leche o de bebida vegetal hasta que tenga una textura que os permita extenderla sobre la superficie.

(Encontré la inspiración en el libro Nigellissima, de Nigella Lawson)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s