Torta di riso alla Carrarina (tarta italiana de arroz y flan)

Terminamos la temporada de cumpleaños familiares con una tarta bien curiosa. La receta viene de la Toscana y es un postre muy fácil de hacer que, al hornearlo, se divide en dos capas: la de abajo recuerda al clásico arroz con leche y la de arriba es un flan de los de toda la vida (aquí podéis ver cómo queda por dentro). Ya veis, en la foto, que el aspecto no puede ser más casero y tradicional. ¿No os imagináis a una abuela, toda vestida de negro, preparándola en la cocina de su casita mientras sus nietos corretean entre los limoneros? ¿Soy la única? ¿He visto demasiadas películas italianas?

La verdad es que desde que al monstruito le diagnosticaron celiaquía nuestros menús son mucho más divertidos que antes. Evitar la omnipresente harina de trigo hace que experimentemos con muchos ingredientes que antes hubiéramos ignorado y que nos lancemos a probar cosas nuevas casi a diario. Esta tarta nos encantó porque, además de estar riquísima, es totalmente distinta a las que comemos normalmente en casa, y eso que al principio sólo me fijé en ella porque es una receta sin gluten. ¿Qué otras sorpresas nos deparará el futuro?

Receta de tarta de arroz y flan
(Para un molde de 23 cm de diámetro)

100 gramos de arroz para risottos (arborio, carnaroli…)
Un poco de sal
200 gramos de azúcar
6 huevos, a temperatura ambiente
50 ml de ron
La ralladura de un limón
½ cucharadita de esencia de vainilla
500 ml de leche entera, tibia

  1. Para esta tarta necesitaremos un molde que NO sea desmontable, porque la masa es totalmente líquida y gotearía. Podemos utilizar un molde tradicional o una fuente para horno. Lo engrasamos bien con mantequilla o margarina y lo espolvoreamos con un poco de azúcar glas. Reservamos.
  2. En una cazuela ponemos a hervir abundante agua con una pizca de sal. Cuando llegue a ebullición añadimos el arroz, y lo dejamos cocer 10 minutos. Pasado ese tiempo lo colamos y lo dejamos enfriar un poco.
  3. En un recipiente grande batimos juntos el azúcar, los huevos, el ron, la ralladura de limón, la esencia de vainilla y una pizca de sal.
  4. Añadimos poco a poco la leche tibia y, por último, el arroz.
  5. Vertemos la mezcla en el molde, distribuyendo bien los granos de arroz por toda la superficie de la tarta, y horneamos la tarta entre 50 y 60 minutos. Para saber si está hecha podemos pinchar con la punta de un cuchillo: si sale limpia, es que ya está (aunque este método es poco discreto: en la foto, ejem, se ve perfectamente dónde pinché yo la mía…).
  6. Dejamos enfriar y servimos a temperatura ambiente, pero guardamos los restos en la nevera tapados con film transparente para que no se estropee.

(Encontré la inspiración en Food52)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s