Tortitas fáciles sin gluten (con harina de arroz)

Como ya os he contado alguna vez, la cantidad de harinas y similares que tengo ahora en la despensa es una locura: de maíz, de arroz, de tapioca, de garbanzo, de trigo sarraceno… ¡y no olvidemos los preparados comerciales! Vivo en un estado de experimentación permanente, a veces con cierto éxito y a veces con resultados lamentables. Pero hay días en que a una le apetece ponerse en plan alquimista en la cocina… y hay días en que una sólo quiere desayunar unas tortitas.

Esta receta es el equivalente sin gluten a la receta de tortitas fáciles que teníamos ya en el blog, de hecho los ingredientes y las proporciones son parecidos. Me gustó mucho porque sólo lleva un tipo de harina (de arroz, que además es muy fácil de encontrar en el supermercado) y no requiere subir claras a punto de nieve ni esperar a que la masa repose. Mezclar, batir, cocinar, comer. Con ella salen unas tortitas jugosas, un poco como crepes gordechas: están muy ricas (en casa las engulleron como si no hubiese un mañana), pero ya sabéis que yo soy más de tortitas esponjosas. Así que… ¡seguiremos probando!

Receta de tortitas con harina de arroz
(Para una docena de tortitas)

250 ml de leche, a temperatura ambiente
1 cucharada de zumo de limón
140 gramos de harina de arroz
½ cucharada de azúcar
2 cucharaditas de levadura química sin gluten
½ cucharadita de bicarbonato de soda
½ cucharadita de sal
2 huevos, a temperatura ambiente
2 cucharadas de aceite de oliva suave (o de girasol)
½ cucharadita de esencia de vainilla

  1. Mezclamos la leche con el zumo de limón y dejamos reposar unos cinco o diez minutos.
  2. En un recipiente grande tamizamos juntas la harina, el azúcar, la levadura química, el bicarbonato y la sal.
  3. Hacemos un hueco en el centro y ponemos los huevos, el aceite, la vainilla y la leche mezclada con el zumo de limón. Batimos todo bien hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.
  4. Ponemos un poco de mantequilla o de aceite en una sartén, a fuego medio, y vertemos un poco de masa para hacer una tortita. Cuando empiecen a aparecer burbujas en la superficie, es el momento de darle la vuelta: con una espátula o una espumadera y algo de cuidado, la giramos y dejamos que se cocine por el otro lado.
  5. Servimos calientes con lo que más nos apetezca: sirope de arce, nata, caramelo, chocolate líquido, miel, helado… En casa todo el mundo pidió acompañarlas con mermelada de fresas y semillas de chía, ¡y las tortitas volaron!

(Encontré la inspiración en Mississippi Kitchen)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s