Crema de cacahuete para untar

Me encanta la crema de cacahuete. Me parece maravillosa para untar en una buena tostada, para utilizar como ingrediente en mis recetas y para darle vidilla a un sandwich. Sé que por aquí no tiene buena fama porque casi todo el mundo la relaciona con la comida basura estadounidense, pero es un sustituto vegano y estupendo de la mantequilla, con menos calorías y grasas más saludables. No se debe abusar de ella, porque tampoco es precisamente un producto “de dieta”, pero desde hace años nunca falta en mi despensa.

Antes no era fácil encontrarla, pero ahora se vende ya en muchos supermercados. El problema es que las marcas comerciales no llevan sólo cacahuete: van cargaditas también de aceite de palma y, muchas veces, sal. Ante eso, hay dos alternativas: buscarla en tiendas de productos biológicos (ahí suele haberlas 100% de frutos secos) o hacerla en casa. Y si optáis por la segunda opción, sólo necesitáis cacahuetes, una picadora potente y un poco de paciencia.

Receta de mantequilla de cacahuete casera

  1. El único ingrediente que lleva son cacahuetes tostados y sin sal. Si los compráis enteros, tendréis que sacarles la cáscara y pelarlos, que es una ocupación estupenda para hacer mientras veis algo en la tele o para encargársela a los niños de la casa, que la harán encantados y se comerán el 10% de los cacahuetes. A veces más.
  2. Una vez pelados, los ponéis en la picadora / batidora de vaso / robot de cocina y empezáis a triturar. Al principio harán un ruido de mil demonios. Tranquilos, es normal.
  3. Seguimos picando intermitentemente, parando a cada poco para no quemar el motor de la picadora. Poco a poco los cacahuetes adquirirán una textura arenosa.
  4. Ahora es cuando hace falta paciencia porque, aunque sigamos triturando, durante un rato van a seguir teniendo textura de arena. ¡No perdáis la fe! Si continuamos con la picadora, empezarán a tener una textura pegajosa, como la arena mojada de la playa. ¡Vamos por buen camino!
  5. Seguimos y seguimos triturando para liberar los aceites de los cacahuetes. La arena mojada se convertirá en una crema grumosa, y poco a poco la crema grumosa se convertirá en nuestra estupenda mantequilla de cacahuete. Dependiendo de la potencia de vuestra batidora, habréis tardado cinco minutos, quince o veinte… ¡pero ya tenéis una riquísima crema 100% cacahuete para vosotros solos!

(Todo este rollo para una receta que se resume en cuatro palabras: pelar cacahuetes y triturar. ¡Qué pesada soy a veces! Por cierto, supongo que no hace falta que os diga que la misma técnica sirve para hacer crema de almendras, de avellanas, de anacardos…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s