Tortitas de moras (sin gluten, veganas y sin azúcar añadido)

Esta vez sí. Las últimas tortitas que hicimos eran fáciles y rápidas, pero éstas, además, son jugosas y gordechas, que es como me gustan a mí. Son sin gluten, claro, para que el monstruito pueda disfrutar de ellas (teníais que ver cómo las devora). Son sin lactosa y veganas, porque ya que estaba decidí utilizar bebida de soja (que podéis sustituir por leche de vaca o por cualquier otra bebida vegetal). Son muy fáciles de personalizar: sólo tenéis que cambiar las moras por cualquier otro fruto del bosque (fresas, arándanos, frambuesas, grosellas…). ¡En general, son estupendas!

Son, además, una receta sin azúcar añadido, porque seguimos con el reto #70DíasSinAzúcar. Sé que a mucha gente le cuesta imaginarse un desayuno en el que no haya bollería, galletas o cereales azucarados, así que les voy a dedicar esta receta a ellos. ¿Tortitas saludables? Yes we can!

Tortitas de moras y plátano
(Para una docena de tortitas)

300 ml de bebida vegetal (o leche de vaca)
½ cucharadita de esencia de vainilla
75 gramos de almendra molida
100 gramos de harina de trigo sarraceno
100 gramos de harina de arroz
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal) sin gluten
Un plátano (muy) maduro
Aceite de oliva suave (para la sartén)
200 gramos de moras

  1. Ponemos en el vaso de una batidora la bebida vegetal, la esencia de vainilla, la almendra molida, la harina de trigo sarraceno, la harina de arroz, la levadura química y el plátano y lo trituramos todo bien, hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.
  2. Ponemos un poco de aceite en una sartén, a fuego medio, y vertemos un poco de masa para hacer una tortita.
  3. Mientras se cocina ponemos sobre la masa de la tortita que estamos haciendo unas pocas moras (si son muy grandes podéis partirlas). Es mejor hacerlo así que poner las frutas directamente en la mezcla porque tienden a irse al fondo del bol y acabamos con unas tortitas llenas de moras y otras casi vacías.
  4. Cuando empiecen a aparecer burbujas en la superficie, es el momento de darle la vuelta: con una espátula o una espumadera y algo de cuidado, la giramos y dejamos que se cocine por el otro lado.
  5. Servimos calientes y las acompañamos con yogur natural y fruta troceada. Las que sobren (si sobran) se pueden congelar: se recalientan divinamente en el microondas para un desayuno rápido entre semana.

(Encontré la inspiración en el libro Cocina sana en familia, de Jamie Oliver)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s