Galletas saladas de harina de garbanzos (veganas y sin gluten)

Una de las cosas que más les gustan a mis niños son las “salsitas”, palabra con la que designan todas las cosas untables que llevamos a la mesa: hummus de todas las texturas y colores, patés vegetales varios, quesos, cremas de frutos secos o de chocolate… Si pueden hacer barcos con pan o con palitos de zanahoria, les vale. Así que el otro día decidí aprovechar que aún tenía en casa harina de garbanzos de la que molí para hacer las últimas galletas y preparar unos crackers sin gluten para darle una alegría al monstruito.

Los niños vinieron muy contentos a ayudarme con la masa. Yo pensé que al ser una receta muy fácil, y además vegana (vamos, que no había riesgo de intoxicación si se comían la masa cruda), no había posibilidad de drama culinario. ¡Error! ¡Con un monstruito y una fierecilla siempre hay posibilidad de drama culinario! Esta vez aprovecharon que salí medio segundo de la cocina para mejorar la receta añadiendo “un poquito más” de bicarbonato. Tuvimos que tirarlo todo y empezar de nuevo. Al final, con algo de retraso sobre el horario previsto, conseguimos docena y media de galletas crujientes, preparadas sólo con harina de garbanzos, aceite de oliva virgen, sal y hierbas aromáticas. ¡Perfectas para un poco de picoteo saludable!

Receta de crackers de harina de garbanzos
(Para unas 18 galletitas)

140 gramos de harina de garbanzos
2 cucharadas de semillas de lino molidas
Una pizca de bicarbonato de soda
1 cucharada de aceite de oliva virgen
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de romero (seco)
1 cucharadita de salvia (seca)
½ cucharadita de tomillo (seco)
½ cucharadita de ajo en polvo
75 ml de agua

  1. Mezclamos todos los ingredientes en un recipiente grande y trabajamos la mezcla lo justo para obtener una masa homogénea.
  2. La ponemos sobre una lámina de papel vegetal, la cubrimos con otra y estiramos con un rodillo intentando que nos quede lo más fina posible (unos tres milímetros es un grosor estupendo). Por cierto, lo del papel vegetal es para evitar que se pegotee al rodillo, pero si no tenéis podéis espolvorear la masa y el rodillo con un poco más de harina de garbanzos.
  3. Con un cuchillo afilado o un cortapizzas cortamos la masa en cuadrados o rombos.
  4. Horneamos las crackers a 180ºC entre 15 y 20 minutos (cuanto más finas sean, menos tiempo en el horno van a necesitar). Ante la duda, mejor pasarse un poco que quedarse corto, para asegurar que las galletas quedan bien crujientes.
  5. Es mejor consumirlas en el día, pero si os sobran podéis guardarlas en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

(Encontré la inspiración en Clean Green Simple)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s