Granola de quinoa y chocolate (sin gluten y vegana)

Tenía que empezar el año con una receta de cereales de desayuno. Ya me conocéis: uno de mis momentos preferidos de la semana es levantarme con calma el sábado y el domingo, preparar algo rico y disfrutarlo en familia. Traducción simultánea: “con calma” quiere decir que mis hijos se cuelan en mi cama y me obligan a salir a mí para esquivar sus guerras territoriales; “algo rico” significa un desayuno para los adultos y, normalmente, otro para ellos (que están obsesionados con los sándwiches de crema de cacahuete y plátano); y “disfrutarlo” significa intentar que la fierecilla, que come a una velocidad de vértigo, no me robe mi desayuno una vez que se ha terminado el suyo. Bueno, eso, lo que es una mañana tranquila y normal en una familia con dos niños pequeños.

Ésta versión sin gluten de la granola es muy fácil de hacer (trocear, mezclar, hornear y listo) y, como todas, está riquísima. Si no encontráis la quinoa inflada podéis sustituirla por arroz inflado (y el sirope de arce por miel). Se conserva sin problemas en un bote hermético y se puede tomar con leche, con yogur o, si no hay testigos que puedan juzgaros, a cucharadas desde el recipiente. ¡Perfecta para un tranquilo y normal desayuno del fin de semana!

Receta de granola de quinoa y chocolate
(Para unos 300 gramos de granola)

150 gramos de avellanas troceadas
50 gramos de quinoa inflada
75 gramos de pistachos sin sal, troceados
25 gramos de semillas de chía
25 gramos de sirope de arce (o miel)
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 cucharada de agua
12 gramos de cacao en polvo

  1. En un recipiente grande mezclamos las avellanas, la quinoa inflada, los pistachos y las semillas de chía. Reservamos.
  2. En un cazo calentamos juntos el sirope, la esencia de vainilla, el agua y el cacao en polvo, removiendo bien para que se disuelva el cacao.
  3. Vertemos la mezcla de cacao sobre el recipiente de los frutos secos y revolvemos bien. Extendemos la mezcla sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal (la capa no debería tener más de un centímetro o centímetro y medio de espesor).
  4. Horneamos a 160ºC durante unos 20 minutos. Mientras se hornea, abrimos el horno dos o tres veces y removemos un poco la granola para que se tueste de forma uniforme.
  5. Sacamos la mezcla del horno y la dejamos enfriar en la propia bandeja. Al enfriar de todo estará rica y crujiente: la guardamos en un bote hermético y la servimos con yogur, con leche, con bebida vegetal, con fruta…

(Encontré la inspiración en la web de Donna Hay)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s