Gofres con harina de maíz (sin gluten)

No quiero entrar en detalles, pero la última vez que saqué la gofrera de la despensa fue todo muy trágico. Estuve quitando pegotes de las placas durante HORAS. Bueno, no, como mucho me llevó quince minutos, pero no sabéis la rabia que me dio, porque estaba experimentando con la típica harina exótica que cuesta una pasta. Y encima me puse creativa y decidí que si el mejunje no valía para gofres, lo utilizaría para hacer tortitas. Y no, TAMPOCO valía para tortitas. Otro cuarto de hora perdido en limpiar la sartén.

Así que esta vez me dejé de experimentos y opté por una mezcla de preparado de harina sin gluten y de harina de maíz, que últimamente me da muchas alegrías: el cornbread que preparé hace unas semanas estaba maravilloso y estos gofres salieron también estupendos. Fáciles de hacer, crujientes por fuera, tiernos por dentro, combinan genial con un poco de fruta fresca… Y NO SE PEGAN. ¿Qué más se le puede pedir a un gofre?

Receta de gofres con harina de maíz
(Depende del tamaño de vuestra gofrera, a mí me salieron media docena de gofres)

210 ml de leche a temperatura ambiente
Una cucharada de zumo de limón
100 gramos de harina sin gluten (yo utilicé Mix C de Schär)
60 gramos de harina de maíz
Una cucharadita de levadura química en polvo
Media cucharadita de bicarbonato de soda
Media cucharadita de sal
Un huevo a temperatura ambiente
2 cucharadas de aceite de oliva suave
Una cucharada de azúcar

  1. Mezclamos la leche con el zumo de limón y dejamos reposar cinco minutos.
  2. Mientras, en un recipiente mediano tamizamos juntas las harinas, la levadura química, el bicarbonato y la sal. Reservamos.
  3. En un bol grande batimos juntos el huevo, el aceite y el azúcar. Añadimos la mezcla de leche y zumo de limón (parecerá leche cortada: bien, es así como tiene que estar) y batimos todo bien.
  4. Agregamos poco a poco la mezcla de harinas y vamos revolviendo con una espátula hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.
  5. Cocinamos la mezcla en una gofrera (el tiempo y la temperatura dependen del aparato, en la mía se hicieron en unos 3-4 minutos) o en moldes de silicona para el horno.
  6. Servimos calientes, con sirope de arce y fruta fresca troceada (o con nata, chocolate, helado… los gofres van bien con todo). Si sobran, se pueden congelar: se recalientan muy bien descongelándolos primero un poco en el microondas y rematándolos en la tostadora de pan, para que queden jugosos por dentro y crujientes por fuera.

(Encontré la inspiración en Kate’s Cuisine)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s