Pan rústico (sin gluten)

¡Ay, el pan sin gluten! No hay manera de encontrar por ahí uno rico. Nos recomendaron unas barritas que venden precocinadas y congeladas y que se suponía que eran casi casi como el pan de harina de trigo de toda la vida. Compramos una llenos de fe… y resulta que es casi casi como el típico pan gomoso y chicloso de gasolinera. Un horror. Con el pan de molde sí hemos dado con alternativas aceptables (a precio de oro y con unas rebanadas ridículamente pequeñas, pero algo es algo), pero las barras y las hogazas decentes siguen siendo tan difíciles de encontrar como los unicornios.

Eso me obliga a experimentar mucho en casa y a tener la despensa llena de harinas distintas para combinarlas buscando una miga que no se desmenuce sólo con tocarla y una corteza un poco digna, así que cuando encuentro recetas facilonas como ésta, que sólo piden un poco de cariño y paciencia, me pongo muy contenta. ¡Mirad que rebanadas de pan más estupendas! ¿No os parece que están pidiendo a gritos un poco de aceite de oliva, tomate y jamón?

Receta de pan rústico sin gluten
(Para una hogaza)

450 gramos de preparado de harina sin gluten para panes rústicos (yo usé el Mix It Rústico de Schär)
½ cucharadita de sal
2 cucharadas de azúcar moreno
7 gramos de levadura seca activa
325 ml de leche tibia
2 huevos (a temperatura ambiente)
1 cucharadita de zumo de limón
3 cucharadas de aceite de oliva virgen

  1. En un recipiente tamizamos juntos la harina, la sal, el azúcar y la levadura. Reservamos.
  2. En un bol grande batimos juntos la leche, los huevos y el zumo de limón.
  3. Agregamos poco a poco la harina con la mezcla de leche y huevos y añadimos también el aceite de oliva (al principio nos hará falta una espátula, al final tendremos que utilizar las manos porque la masa será muy densa).
  4. Amasamos todo bien hasta que la harina esté totalmente integrada, hacemos una bola con la masa y la colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. La tapamos con un paño húmedo y la dejamos reposar hasta que haya doblado su tamaño (una hora aproximadamente).
  5. Horneamos a 200ºC durante unos 35 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

(Encontré la inspiración en la web de Jamie Oliver)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s