Bizcocho de plátano en el microondas

mug-cake-platano

Los mug cakes (es decir, bizcochos preparados en tazas y cocinadas en el microondas) están llenos de ventajas. La principal es que te permiten disfrutar de un dulce en cuestión de minutos, que es una cosa estupenda cuando te da un antojo por la noche, mientras ves la tele, o cuando les has prometido a los monstruitos que si recogen todos los juguetes sin protestar y sin tirárselos a la cabeza el uno al otro les darás un premio.

La desventaja es que a veces explotan en el microondas (un día tuve un incidente terrorífico con un bizcocho de arándanos) y que no son muy elegantes. Crecen a lo loco para desinflarse después, suelen desbordar la taza y dejarla llena de chorretones y tienen ese aspecto triste de la repostería hecha al vapor. Pero a mis monstruitos les da igual: éste de plátano, sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido, lo corté en pedacitos y lo repartí en dos boles. ¡Y tan contentos! ¡El próximo día seguro que recogen aún más rápido!

Sigue leyendo

Postre de chía y kiwi

chia-kiwi

Aquí en mi tierra estamos en época de kiwis, y eso significa que cuando vamos a casa de los abuelos no sólo volvemos con la tradicional docena (y media) de huevos que mi suegra nos da en cada visita, sino que ahora nos traemos también una bolsa de kiwis. Nos vienen estupendamente, porque la fierecilla y yo los desayunamos casi todos los días, pero me apetecía probar a hacer algo distinto con ellos.

También tenía ganas experimentar con las semillas de chía, ahora que he descubierto que las venden en el supermercado. El caso es que hace tiempo que veo en internet recetas de chia pudding, una receta que se está poniendo muy de moda en Estados Unidos y que consiste simplemente en mezclar las semillas con leche o bebida vegetal, frutas o cacao. Si la empapas y la dejas reposar, la chía adquiere una textura gelatinosa, así que en cinco minutillos (lo que se tarda en triturar el kiwi y mezclarlo todo) consigues un postre rico, saludable y original.

Sigue leyendo

Batido de calabaza

batido-de-calabaza

La calabaza vale para todo: para hacer purés, bizcochos, galletas, buñuelos e incluso lámparas terroríficas, si tienes buena mano con el cuchillo. Es rica en betacarotenos y vitamina C y tampoco anda corta de calcio y potasio. No debe faltar en dietas diuréticas o que necesiten un pequeño aporte extra de fibra. Y, encima, está llena de pipas. Vamos, ¡que me hablen a mí de superalimentos exóticos, cuando los tenemos aquí creciendo en nuestros campos!

Y yo… ¿qué puedo decir? Another year, another Halloween! Para ir preparando la noche de brujas (aún faltan unos días, pero así no os pillo con todo sin hacer hasta el último momento) os traigo una receta poco habitual: batido de calabaza. No lleva nada de azúcar (lo endulzaremos con plátano y canela) y puede hacerse con leche de vaca o bebida vegetal. Porque si alguien plena darse un atracón de chucherías, mejor contrarrestar un poco con algo sano, ¿no?

Sigue leyendo

Desayuno de avena con frutas (overnight oats)

overnight oats

Si os pasa como a mí, que madrugáis tanto que parte del desayuno lo tenéis que tomar en el trabajo, os va a encantar esta receta, porque se prepara en un par de minutos y se puede llevar a cualquier parte. Los overnight oats son copos de avena que se preparan dejándolos a remojo toda la noche en una mezcla de leche y yogur, a los que se pueden añadir frutas, semillas, frutos secos y otros cereales. Son la versión estadounidense (y vaga) de las tradicionales gachas de avena británicas (porridge), pero aquí no hay ni que cocinarlas: se mezcla todo el día anterior, se mete en la nevera y listo. Por cierto, la única traducción que he encontrado de overnight oats es “copos de avena remojados”, que a mí me suena a “perro peludo abandonado bajo la lluvia”, así que me he tomado la libertad de rebautizarlos así. Proactiva que es una.

Otra cosa: las semillas de chía. Seguro que habéis oído hablar de ellas: que si son un “superalimento”, que si adelgazan, que si curan el cáncer, que si son milagrosas, que si caminan sobre las aguas… Bobadas. Son semillas, y como todas las semillas, son una buena fuente de fibras, vitaminas y minerales (por eso a mí me gusta ponerlas en mis recetas), pero ya está. Lo que las hace especiales es que si las dejas unas horas a remojo, se vuelven gelatinosas y hacen más cremoso nuestro desayuno de copos de avena. En todo caso, si no os resultan fáciles de conseguir, preparad la receta sin ellas, que va a estar rica igual.

Sigue leyendo

Batido de ciruelas y kiwis

batido ciruelas y kiwi

¿Qué, nos volvimos muy locos estas vacaciones de verano? ¿Mucho churrasquito, pescadito frito, paellita y otras cosas de las que hablamos en diminutivo para disimular que nos estamos poniendo como jabalíes? ¡De qué valdrá tanta tontería con la operación bikini, si luego en el primer chiringuito playero nos desmadramos y empezamos a comer fritanga como si no hubiera un mañana!

Así que yo os ofrezco una humilde receta de esas que en las revistas de dietas llaman “depurativas”, pero yo, que no creo en etiquetas ni superalimentos, llamo “de sentido común”. Ciruelas y kiwis, frutas llenas de vitaminas y fibra. Yogur, que es una cosa bien sana. Un poco de leche para darle la consistencia que más nos guste. ¡Hala, ya tenemos un postre saludable para empezar con ánimos el mes de septiembre!

Sigue leyendo