Muffins integrales de calabacín

muffins de calabacín

Hasta hace poco, mi monstruito se conformaba con pedir pan. Ahora ha diversificado sus objetivos:
-Mamá, ¿el próximo día (para él el futuro siempre es “el próximo día”) me haces galletas?
-Vale.
-Y puedes hacer magdalenas, también.
-Estooo… Bueno, ya veremos.
-Y bizcochos, también.
-¿También?
-Y magdalenas…

Y así podemos entrar en un bucle infinito. Y como yo prefiero que coma dulces caseros que industriales (por lo menos así controlo lo que llevan), pues de vez en cuando le doy una alegría (otras veces horneo con nocturnidad y alevosía y escondo las cosas al fondo de la nevera o en cajones altos, para que no se entere). Esta vez le hice unos muffins, y para sentirme mejor madre elegí una receta integral y con calabacín. Y avena. La avena es sana, ¿no? Sigue leyendo

Anuncios

Muffins de mantequilla de cacahuete y chocolate

muffins chocomantequilla cacahuete

Hoy quiero hacer un alegato contra las señoras maleducadas. Señoras que, cuando abren una caja en el súper y dicen eso de “vengan aquí por orden” salen pitando desde el final de la cola para ponerse de primeras, y si les llamas la atención contestan a gritos que ellas estaban antes. Señoras que, si sólo hay una cola, te dicen “me dejas pasar que sólo llevo esto”, así, sin signo de interrogación ni nada. Señoras que entran en la carnicería y piden directamente lo que quieren, sin mirar a los lados, como si estuvieran solas en el mundo. Señoras que si ven a un bebé llorando en un carro vienen a decirte lo que le pasa (“tiene hambre”; “señora, acaba de comer”; “eso os pasa porque ahora todas les dais biberón”; “señora, esta niña sólo toma pecho, no ha probado un biberón en su vida”; “…”). Señoras que si ven a un niño llorando vienen a intentar cogerle de la mano diciéndole “niño, ven conmigo”, poniéndolo más nervioso aún (la última, cuando le pedí que por favor dejase en paz a mi hijo, me contestó que ella era psicóloga y que si el niño estaba nervioso era culpa mía, y se metió a toda prisa en una tienda cercana para seguir criticándome desde dentro). ¡Por favor, que alguien coja a todas esas individuas y las mande a una isla, a molestarse entre ellas!

Para sobrellevar la existencia de tales criaturas, hay que buscar aliados poderosos, como el chocolate o la mantequilla de cacahuete, y resulta que casualmente yo tenía un bote de esta última en casa. Iba a preparar galletas, pero ya llevamos tres recetas distintas en el blog (clásicas, con mininubes y con M&M’s), así que esta vez opté por unos muffins. No os voy a mentir: se ponen un poco duros si los dejáis de un día para otro (por eso es mejor prepararlos de pocos en pocos), pero están absolutamente maravillosos calentitos, recién salidos del horno, con las pepitas de chocolate aún derretidas…

Sigue leyendo

Muffins de chocolate y calabacín

muffins chocolate y calabacín

Ahora que hemos empezado la temporada de verano, cuando vamos a casa de mis suegros suelo volver con un montón de huevos y algunos hermosos calabacines (y alguna lechuga furtiva pero, como no me sirve para la repostería, no viene al caso). Con los huevos hago de todo: natillas, tortillas, revueltos… Y los calabacines ya sabéis que me gusta esconderlos en los postres, que con ellos siempre quedan muy jugosos.

Estos muffins son parecidos al bizcocho de chocolate y calabacín que hicimos el año pasado, pero con menos cacao y sin lactosa. ¿Sanos? Posiblemente no. ¿Ricos, sabrosos, esponjosos? ¡Mucho, mucho!

Sigue leyendo

Muffins integrales de plátano

muffins de plátano

Desde que tenemos dos monstruitos nuestra vida es caótica. Vivimos entre montañas de pañales (¡limpios, no seáis malpensados!), ropa diminuta y peluches. Podemos recitar de memoria dos docenas de cuentos y otros tantos capítulos de Pocoyó. Esquivamos juguetes como quien esquiva minas. Ya con uno solo estaba la cosa bastante descontrolada, pero ahora los dos se coordinan para llorar a la vez si es de día y alternativamente si es de noche. Y el mayor intenta ayudar, pero tiene dos años. Su concepto de ayudar es coger la ropa recién doblada y lanzarla dentro de la cuna de su hermana… con su hermana dentro.

Así que ahora cuando me meto en la cocina me vuelvo una diosa hindú de mil brazos. Lo hago todo a la vez: preparar lentejas, fregar los platos, encroquetar croquetas e incluso hacer algo fácil de repostería, como estos muffins de plátano aptos para monstruitos: harina integral, fruta de verdad y muy poquito azúcar, con una pizca de especias para hacerlos más interesantes.

Sigue leyendo

Black Bottom Cupcakes

black bottom cupcakes

Mitad brownie, mitad tarta de queso, los black bottom cupcakes son uno de los mejores inventos de la humanidad, pero sorprendentemente no hay mucha gente que los conozca. Yo los hacía bastante hace un par de veranos, y luego no sé por qué me olvidé de ellos. ¡Y eso que siempre triunfaron en picnics y excursiones varias!

La receta no tiene ningún secreto: hacer un cupcake muy esponjoso y bien cargadito de cacao y añadir por encima cucharada y media de relleno de tarta de queso (crema de queso, azúcar y huevo batido). Voilà! Si además añades unos chips de chocolate para rematarlos, ¿qué más se le puede pedir a la vida?

Sigue leyendo