Tarta de zanahoria con almendras (sin gluten)

tarta-zanahoria-sin-gluten

Cosas que he aprendido sobre el cine desde que soy madre:

  • Alien es, en realidad, una alegoría poco sutil sobre el embarazo y el parto.
  • El guion de Gremlins seguramente lo escribió un profesor de educación infantil.
  • Y el de El muñeco diabólico, probablemente, un padre que tenía en casa un juguete de esos de pilas y luces que se encienden solos, de repente, sin que haya nadie cerca.
  • Las películas de Wes Craven no tienen nada que hacer frente a los cuentos infantiles tradicionales. Pesadilla en Elm Street no es ni la mitad de terrorífica que la historia de los cabritillos y el lobo, especialmente cuando la cuenta mi monstruito, que se lía haciendo las voces y convierte a los cabritillos en media docena de inquietantes seres con personalidad múltiple.
  • Como bien nos ha enseñado el cine oriental de las últimas décadas, de noche no hay nada más terrorífico que un niño pequeño paseando solo por el pasillo.

Por cierto, la fierecilla acaba de cumplir dos años. Como aún no tiene criterio para pedir su propia tarta (o sí, pero habla como los minions y le entendemos casi nada), elegí yo la receta. Tarta de zanahoria y almendras. Sí, es ya la tercera receta de tarta de zanahoria que tenemos en el blog (aquí y aquí están las dos anteriores) pero ¿qué queréis que os diga? ¡Nos ENCANTAN las tartas de zanahoria!

Sigue leyendo

Tarta de queso, chocolate y café

tarta-de-queso-chocolate-y-cafe

Si seguís este blog habitualmente ya sabréis que mi madre está de cumpleaños en enero y que le encantan las tartas de queso y las tartas de café y chocolate. Y como mi madre mola mucho, pues este año he decidido esmerarme y prepararle una tarta de queso con café y chocolate. También le gustan las tartas de zanahoria, pero no sé cómo voy a hacer el año que viene para combinarla con el queso, el café y el chocolate… En fin, tengo 364 días para tramar algo, ¡alguna idea se me ocurrirá!

Volviendo a la receta, las tartas de queso se dividen en dos grupos: las que te complican mucho la vida (con claras a punto de nieve y baños maría cuando vas a hornearlas) y las que son tremendamente fáciles y además puedes dejarlas hechas el día antes. Ésta es del segundo grupo.

Sigue leyendo

Tarta de chocolate y pistachos (sin gluten)

162 - tarta de chocolate y pistachos

A veces hacemos cosas sanas… y a veces hacemos tarta de chocolate. Ésta, sin gluten, es densa y jugosa, con un sutil sabor a tostado (que le dan los pistachos) y un ganache por encima para darle un toque de glamour. Si queréis, podéis servirla con una bola de helado de vainilla, o un poco de nata montada… Sí, serán medio millón de calorías, ¡pero serán unas calorías deliciosas!

Eso sí, os recomiendo encarecidamente que, si podéis, compréis los pistachos ya pelados, porque aquí una servidora se pasó media hora pelándolos y acabó con ampollas en las yemas de los dedos. ¡Ay, la dura vida de la repostera! También os vendrá bien una batidora de vaso, o un robot de cocina, para picarlos e ir batiendo los ingredientes. ¡Luego no digáis que no os avisé!

Sigue leyendo

Tarta de cumpleaños de vainilla con cobertura de chocolate

tarta de cumpleaños

Ser madre significa levantarte a las 8 de la mañana de un sábado para preparar una tarta de cumpleaños.

Ser madre significa dejar de lado tus principios nutricionales una vez al año y elegir una receta que entre el bizcocho y la cobertura lleva casi medio kilo de mantequilla… porque es la que te ha pedido el cumpleañero.

Ser madre significa buscar como una loca plantillas fáciles con siluetas de zorros en Internet porque cuando le preguntaste a tu hijo qué tarta iba a querer por su cumpleaños contestó crípticamente “una tarta de zorro”.

Ser madre significa estar toreando a dos niños (uno que intenta comerse la masa cruda y otra que intenta meterse todo el tiempo en la bolsa de papel para reciclar) mientras tienes las manos todas pringosas por engrasar los moldes.

Ser madre significa saber que, aunque barriste tres veces seguidas el suelo de la cocina, vas a estar encontrando bolitas de colores durante meses.

Ser madre significa que, aunque tienes un blog de repostería, haces la foto de la tarta deprisa y corriendo, sin preparar nada, porque está todo el mundo esperando por ti en casa de la abuela y tú has perdido diez minutos trasladándola de la peana al portatartas tratando de que no se rompa en el intento.

Y ser madre es derretirte un poquito cuando ves la cara que pone al probar el primer trozo…

Sigue leyendo

Tarta de zanahoria, naranja y pistachos

tarta de zanahoria naranja y pistachos

Mi fierecilla estuvo de cumpleaños. Jo. Nació ayer, y de repente ya tiene un año. A este paso, se nos va a ir a la Universidad antes de verano. Sí, ya sé que estoy dramatizando, pero no sé en qué momento pasó de ser una recién nacida a ser un terremoto con chicho y dientes que se arrastra por el pasillo como si fuese un zombie sediento en busca de… bueno, de talones, a los cerebros aún no llega. Todo se andará.

Aprovechando que aún no habla (ni come pasteles) decidí elegir yo su tarta. Como mi madre lleva desde enero quejándose de que su tarta de cumpleaños salió demasiado pequeña (yo opino que simplemente estaba muy rica y por eso nos la comimos tan rápido), hice una de zanahorias, que ya sabéis que le encantan, para compensar. ¡Pero no es la típica carrot cake estadounidense, sin más! Ésta tiene un toque exótico: pistachos, naranja, miel y tahini. No es la receta más fácil del mundo, pero el esfuerzo vale la pena: ¡está riquísima!

Sigue leyendo