Las 10 recetas más leídas de 2017

Si el año pasado empezaba este mismo post reflexionando sobre lo que había cambiado el blog desde sus inicios, lo de este año ha sido una locura. En marzo le diagnosticaron celiaquía al monstruito y tuvimos que desterrar de nuestra cocina las harinas de trigo y centeno, los copos de avena… ¡incluso los utensilios de madera, que pueden ser foco de contaminación cruzada! Con lo que me gustaba a mí hacer panes y amasar, tuve que cambiar el chip totalmente y aprender que las masas sin gluten son todas unas malas perras, que siguiendo la misma receta consigues resultados totalmente distintos según el preparado comercial que utilices y que hornear un pan sin gluten que esté rico de verdad es prácticamente una utopía.

Mi objetivo, desde el mismo día del diagnóstico, es que el monstruito pueda seguir disfrutando de las mismas cosas ricas que sus amigos (aunque en versión saludable siempre que sea posible). Aún me quedan recetas por probar y experimentos por dominar… pero creo que vamos por buen camino. Mientras, vosotros no dejáis de sorprenderme. A estas alturas ya no me extraña ver un brownie en el top 10 de 2017, porque siempre coláis uno… pero ¿qué os ha dado este año con la harina de garbanzos?

Sigue leyendo

Anuncios

¡Un celíaco en la familia!

monstruito

Hoy tengo novedades importantes: nos acabamos de enterar de que el monstruito es celíaco. Para los que no lo sepáis, la celiaquía es una enfermedad crónica producida por una intolerancia permanente al gluten, que es una sustancia presente en algunos cereales como el (omnipresente) trigo, la avena, el centeno y la cebada. Así que aquí estamos, aprendiendo mucho sobre harinas sin gluten y adaptándonos al nuevo escenario.

¿Y el blog? El blog, obviamente, pasa a convertirse en un blog de cosas ricas y sin gluten. Mantendré mi filosofía de hacer postres sencillos, resultones y razonablemente saludables. Intentaré no meterme en ingredientes demasiado exóticos. Intentaré sobrevivir a los precios de los productos especiales para celíacos. Intentaré seguir con el tipo de recetas que he hecho hasta ahora. Y, sobre todo, intentaré que mi monstruito sea feliz y vea que, aunque muchas veces no pueda probar las tartas de cumpleaños de sus amigos y tenga que ir a las fiestas con su propia merienda, va a poder seguir disfrutando de bizcochos, galletas y dulces caseros preparados especialmente para él. Porque para eso estamos las mamás, ¿no? ¡Para cuidar a los monstruitos!

Las 10 recetas más leídas de 2016

10-mas-leidas-2016

“¡Ah, cómo hemos cambiado!”, decía aquella canción de los 90. Y sí, hemos cambiado muchísimo. La primera receta de este blog fueron unos cupcakes con montañas de buttercream de chocolate blanco, y en los siguientes meses se les unieron varios brownies, blondies, galletas y bizcochos bien cargaditos de mantequilla y azúcar. Recetas estupendas todas… pero no el tipo de repostería que me gusta hacer ahora.

Porque ahora que tengo que alimentar a un monstruito y a una fierecilla me preocupo mucho más del valor nutricional de lo que horneamos en casa. Y no voy a dejarlos sin dulces, pero sí voy a intentar que sean integrales y que tengan menos azúcar y más fruta fresca entre sus ingredientes. Y eso no significa que de vez en cuando no nos demos un homenaje, pero incluso con ellos podemos buscar muchas veces una opción más razonable, como demuestra el top 3 de las recetas más leídas este año. Ah, ¿que no sabéis aún cuáles son las recetas más visitadas de 2016? Pues leed y salid de dudas…

Sigue leyendo

Tres formas de hacer puré de calabaza para repostería

puré de calabaza

No sé si os habéis fijado, pero casi todas las recetas con calabaza en este blog empiezan con la siguiente instrucción: “Cocemos la calabaza (en agua o al vapor, en olla o al microondas, como os sea más cómodo), la escurrimos bien y la machacamos con un tenedor hasta hacer un puré con ella. Dejamos que enfríe.”

Eso es porque la mayoría de recetas estadounidenses utilizan puré de calabaza, que allí se vende enlatado en los supermercados. Aquí es casi imposible de encontrar (salvo en tiendas especializadas), y además no vale la pena comprarlo: es facilísimo de hacer en casa y sale mucho mejor. Yo lo que hago últimamente es, a principios de temporada, preparar un montón y congelarlo en cómodas racioncillas que luego voy utilizando a lo largo del otoño-invierno, así ya lo tengo listo cuando quiero ponerme a cocinar. Por si os apetece intentarlo, aquí os dejo tres formas de hacerlo.

Sigue leyendo

Las 10 recetas más leídas de 2015

las diez recetas más leídas de 2015

¡Otro año que se acaba! Para nosotros ha sido un año especial, porque llegó nuestra fierecilla, que es un sol y la cosa más buena y más sonriente del mundo (supongo que los virus piensan lo mismo, porque lleva tres meses cogiéndose toda cuanta enfermedad pasa cerca de ella… en fin, cosas de bebés). El monstruito, que está hecho un chicarrón, ha dejado de lado su obsesión panarra y ahora está todo el día pidiendo bizcochos, galletas y magdalenas (lo que me obliga a cocinar ciertas cosas con nocturnidad y alevosía, porque si le dejo se pasa el día comiendo). ¡Quién nos lo iba a decir en marzo, cuando casi se negó a probar su riquísimo bizcocho de cumpleaños!

Y vosotros, queridos, no dejáis de sorprenderme. En las diez recetas que más os han gustado este año sólo hay una que lleva chocolate. Tres de ellas son sin azúcar. Varias son facilonas y sin horno (bueno, eso no me sorprende: ¡la vida moderna casi no nos deja tiempo de ni de cocinar!). Y la que más os ha gustado es ganadora indiscutible de este año y una de las recetas más vistas de toda la historia del blog. Y como estamos en época de listas y rankings, aquí os dejo la mía, por si os interesa. ¡Feliz 2016 a todos!

Sigue leyendo