La familia… ¡y una más!

familia más una

Gentes, ya sé que esto os va a sorprender mucho porque no he dado pistas en los últimos meses, pero ¡he sido mamá otra vez! ¡Tenemos una fierecilla peluda, gritona y guapísima dando guerra en casa! Por eso llevo casi quince días sin dar señales de vida: hemos tenido que pasar en el hospital unos pocos días más de los que hubiéramos querido. ¡Pero ya estamos en casa! Como os podréis imaginar, estoy loca de alegría, no sólo por haber aumentado la familia, sino por haber terminado de una vez con esa experiencia mística y maravillosa que es el embarazo: tres meses con la tensión por los suelos, ir al baño cada diez minutos, sentirte como una actriz secundaria de Alien, ir chocando con todo al final porque no controlas tu volumen, la ciática y los nervios pinzados… ¡Todo muy zen y muy enriquecedor!

El caso es que durante al menos unos mesecillos voy a estar un pelín liada con los dos monstruitos, así que tendré menos tiempo que dedicarle a la repostería y al blog. Intentaré meterme en la cocina todo lo que pueda, pero no me lo tengáis muy en cuenta si actualizo menos de lo acostumbrado, si las fotos son más terribles de lo habitual o si hago recetas muy facilonas. Haré lo posible por mantener esta cocinita al día.. y ya os contaré qué tal van mis niños. ¡Un beso enorme para todos!

Anuncios

Las 10 recetas más leídas de 2014

las 10 recetas más leídas de 2014

¡Pues nada, gentes, se acabó lo que se daba! Ya no hay más 2014. ¿Qué nos deparará el 2015? ¿Nuevas tontunas como la del cronut? ¿Un nuevo libro de cupcakes de Tamara Falcó? ¿Nuevas dietas milagrosas para perder peso, años y tallas de zapato? ¿Ingredientes mágicos y misteriosos como las bayas de Goji, las semillas de chía (que aún no sé lo que son) y la goma xantana? ¿Nuevos programas culinarios televisivos con chefs cocinando sobre una piscina llena de tiburones? Mejor aún, ¿nuevos programas culinarios con chefs cocinando en una piscina llena de tiburones?

Mientras salimos de dudas, ¿tenéis curiosidad por saber cuáles han sido las recetas más leídas del blog en 2014? Hay un poco de todo: bizcochos, tartas, panes, chocolate, bollos, postres veganos…

Sigue leyendo

Diferencias entre ingredientes

58-diferencias entre ingredientes

¿Alguna vez os ha pasado que haciendo un bizcocho os dais cuenta a medio camino que no os queda levadura química, sólo bicarbonato de soda… y lo echáis igual, a ver qué pasa? Mi experiencia personal es que lo que pasa es que el bizcocho sale del horno como si le hubiera pasado una apisonadora por encima… ¡y no sabéis la rabia que me da que me salgan mal las cosas en la cocina!

Por eso os voy a dejar aquí una lista explicando las diferencias entre algunos ingredientes, por si os sirve de ayuda. Y si queréis saber cómo sustituir algunos de ellos, echad un ojo a este otro post donde os cuento mis truquillos.

Sigue leyendo

¡La cocina diminuta cumple un año!

primer aniversario

¡Estamos de cumpleaños! Después de unos comienzos a trompicones, un cambio de maqueta, un par de catástrofes culinarias (de las que casi no os enterasteis porque una tiene su dignidad), una nueva cámara de fotos (compacta y baratilla, pero mucho mejor que la otra) y más de medio centenar de recetas… ¡cumplimos un año! Así que esta semana no hay postre, sólo agradecimientos: a vosotros por estar ahí y a mis conejillos de indias por probar tan animosamente todos mis experimentos.

Por cierto, ¿tenéis curiosidad por saber cuáles han sido vuestras recetas favoritas en estos doce meses?

Sigue leyendo

Cómo leer e interpretar una receta de cocina

cómo leer una receta

Hace años un amigo me pidió que le hiciera una tarta para su fiesta de cumpleaños. Me encanta que mis amigos confíen en mí para estas cosas, así que me lancé a derretir mantequilla, batir huevos y picar chocolate. Metí la masa en el horno, esperé, desmoldé… y la “tarta” empezó a desmoronarse poquito a poquito. Disimuladamente, como si la cosa no fuera con ella. Yo había utilizado mi receta preferida, y no acababa de entender cuál era el problema… hasta que hice un repaso mental y descubrí que me había olvidado de echarle la harina.

¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? ¿O en mitad de una receta os disteis cuenta de que no teníais huevos en casa y tuvisteis que bajar al supermercado con la camiseta del pijama –ejem- debajo del abrigo? ¿O dijisteis: “voy a cambiar el cacao por chocolate en trocitos, que seguro que da igual”? ¿O soy yo la única a la que pasan esas cosas? Por si las moscas, os dejo aquí unos trucos para leer e interpretar una receta de cocina… para no liarla parda.

Sigue leyendo