Flan de queso (sin horno)

Hoy toca una de esos postres super fáciles que se preparan en diez minutos y no requieren ni habilidad, ni horno, ni casi nada: flanes de queso. Cinco ingredientes e instrucciones que cabrían en un tweet de los de antes: mezclamos, calentamos, al molde y a la nevera. Tengo la receta apuntada en una libreta desde hace mil años, supongo que me la pasó alguna amiga pero la verdad es que a estas alturas no sé ni de dónde salió…
Y sí, ya sé que en plena ola de frío apetece más un chocolate caliente que un flan fresquito, pero tenía un sobre de cuajada a punto de caducar y me da mucha rabia tirar comida. ¡Y como están tan ricos, en casa no se quejó nadie!

Sigue leyendo

Anuncios

Panna cotta

La panna cotta es la prima italiana del flan, aunque no lleva huevo. Se hace con leche, nata, azúcar y algún gelatificante (gelatina o su pariente vegetariano, el agar agar) y se suele servir con mermelada. No necesita horno y es facilísima de hacer. Y aun así, la primera vez que la preparé conseguí liarla parda.

Mi teoría es que me despisté y no disolví bien el agar agar. Bueno, no sé, pero en vez de una docena de pana cottas acabé con una docena de sopas de nata. El caso es que soy bastante tozuda, así que volví a intentarlo, y esta vez presté más atención a lo que hacía. Al segundo intento, las pana cottas cuajaron perfectamente. ¡Y fueron un éxito!

Sigue leyendo

Mousse de chocolate y tofu

Pues a mí me gusta mucho el tofu. Y lo digo así porque los muy carnívoros suelen odiarlo, dicen que es muy insípido. Y sí, lo es, pero también lo son unos macarrones hervidos sin más, ¿no? La gracia consiste, precisamente, en que es una esponja para los demás sabores. Si lo marinas bien, lo bañas en una salsa interesante o le añades especias sirve para mil recetas. Además, cada vez es más fácil encontrar en el supermercado distintas texturas: un tofu firme y ahumado puede ser estupendo para hacer a la plancha con un poco de aceite de oliva y pimentón y un tofu sedoso, desmenuzado y con cúrcuma, da bastante el pego para hacer unos “huevos revueltos” veganos.

Incluso sirve para hacer postres: éste se prepara en diez minutos, no necesita horno y nadie va a sospechar que lleva tofu si vosotros no decís nada. Es una mousse más contundente que la tradicional, pero también más saludable, porque el tofu tiene un aporte bastante alto de proteínas pero en cambio no tiene muchas grasas. Así que dejad de mirarlo con mirada desdeñosa y dadle una oportunidad. We love tofu!

Sigue leyendo

Trufas de chocolate y nueces (veganas y sin azúcar añadido)

Vale, llevamos ya varias semanas de nuestro reto de #70DíasSinAzúcar y aunque empezamos muy bien (mucha fruta, mucha agua fresca, mucha salud en general) empezamos a tener mono de dulce. Que sí, que la sandía y el melón son muy refrescantes, pero el cuerpo nos pide más. ¿Qué hacemos? ¿Nos rendimos? ¿Bajamos a la máquina expendedora más cercana y nos volvemos locos comprando chocolatinas? ¿Nos damos un atracón de magdalenas industriales? ¿Nos bebemos, a morro, un bote de leche condensada?

Nooooo. En caso de crisis, echamos mano de la fruta deshidratada. Pasas, dátiles, ciruelas, orejones… Y en las tiendas de productos a granel suelen tener también frutas tropicales (como papaya y mango). Hay que consumirlas con moderación porque, aunque sea azúcar propio y no añadido, van bastante cargaditas, pero el proceso de deshidratación hace que mantengan todas las características nutricionales de las frutas frescas. Podemos comerlas sin más o, si no nos entusiasman, usarlas como ingredientes para otras cosas. ¿Alguien ha dicho trufas?

Sigue leyendo

Crema de cacao para untar (vegana y sin azúcar añadido)

crema-de-cacao-para-untar
“Leche, cacao, avellanas y azúcaaaaaaar”… ¡Si eso no es un himno generacional, no sé qué puede ser! El problema de este eslogan es que es pegadizo, pero poco realista. Lo más adecuado sería cantar: “azúcar, aceite de palma, avellanas, cacao desgrasado, leche desgrasada en polvo, suero lácteo en polvo y emulgenteeeeeees”. Y ya sé que así tiene menos ritmo, pero es que la lista real de ingredientes que llevan tanto la Nocilla como la Nutella da bastante miedito. ¡Y eso sin hablar de nuestro archienemigo, el aceite de palma!

Y en realidad la crema de cacao para untar es una cosa bastante fácil de hacer en casa: en Internet podéis encontrar decenas de versiones, algunas más desmadradas aún que las comerciales (he visto alguna con tres tipos distintos de chocolate y media taza de azúcar) y otras mucho más razonables. Aquí os dejo ésta, por si os apetece daros un caprichito de vez en cuando: versión vegana (podéis hacerla con leche normal, obviamente), sin azúcar añadido (sólo dátiles) y tan rica como la versión de supermercado. ¡A mis niños les gusta tanto que rebañan con los dedos toda la crema de las tostadas antes de empezar a comerse el pan!

Sigue leyendo