Las 10 recetas más leídas de 2016

10-mas-leidas-2016

“¡Ah, cómo hemos cambiado!”, decía aquella canción de los 90. Y sí, hemos cambiado muchísimo. La primera receta de este blog fueron unos cupcakes con montañas de buttercream de chocolate blanco, y en los siguientes meses se les unieron varios brownies, blondies, galletas y bizcochos bien cargaditos de mantequilla y azúcar. Recetas estupendas todas… pero no el tipo de repostería que me gusta hacer ahora.

Porque ahora que tengo que alimentar a un monstruito y a una fierecilla me preocupo mucho más del valor nutricional de lo que horneamos en casa. Y no voy a dejarlos sin dulces, pero sí voy a intentar que sean integrales y que tengan menos azúcar y más fruta fresca entre sus ingredientes. Y eso no significa que de vez en cuando no nos demos un homenaje, pero incluso con ellos podemos buscar muchas veces una opción más razonable, como demuestra el top 3 de las recetas más leídas este año. Ah, ¿que no sabéis aún cuáles son las recetas más visitadas de 2016? Pues leed y salid de dudas…

Sigue leyendo

Anuncios

Brownie de chocolate sin gluten (¡y sin lactosa!)

brownie sin gluten y sin lactosa

Este brownie sin gluten no lleva harina de ningún tipo. Es jugoso, dulce, con una textura suave parecida al pudding, y tiene la cantidad perfecta de cacao para no ser demasiado fuerte. Se prepara en cinco minutos y se hornea en poco menos de media hora. Y tiene un ingrediente secreto y misterioso. Bueno, ¡qué demonios! Voy a confesar, pero que no se escandalice nadie: ¡este brownie lleva alubias!

No, no me he vuelto loca: las legumbres son a veces una alternativa muy interesante al hacer repostería para personas con intolerancia al gluten, ya sea crudas y molidas (como la harina de garbanzo) o cocidas y hechas puré. Tienen un sabor bastante neutro, y si las acompañas de un ingrediente como el cacao nadie se entera de que están ahí. Haced el experimento: preparad el brownie y no digáis de qué está hecho. Mi monstruito (que estas semanas está en modo antialubias) disfrutó muchísimo la esquinita que le di, y mi media naranja estuvo toda la tarde cogiendo trocitos cada vez que entraba en la cocina.

Sigue leyendo