Madeleines (sin gluten y sin lactosa)

En esta cocina ya hemos hecho alguna vez madeleines, esos delicados bizcochitos franceses que hicieron que a Marcel Proust le diese tal ataque de nostalgia que después de comerse uno acabó escribiendo más de 4.000 páginas de memorias noveladas en En busca del tiempo perdido (ya, una locura, pero recordad que en aquellos tiempos no había Facebook ni televisión y la gente aprovechaba mejor las horas muertas).

Esta versión sin gluten (y sin lactosa) mantiene la textura esponjosa de la receta original y su suave sabor a limón. Las madeleines son muy fáciles de hacer y están deliciosas, su única particularidad es que se necesita un molde concreto para hacerlas, pero podéis encontrarlos baratísimos en tiendas especializadas y en Internet, tanto de silicona como metálicos. ¡Y están tan ricas que vale la pena la inversión!

Sigue leyendo

Anuncios

Batido de arroz con leche


Todo empezó porque mi madre me regaló un libro con recetas de arroces y yo quería probar algún risotto nuevo, porque en casa nos gustan mucho y los hacemos con cierta frecuencia. Estaba yo buscando alguno que llevase espárragos (estamos en temporada y a mí me encantan) y me encontré con esto. Y ya me descentré, porque ¿nos gusta el arroz con leche? Mucho. ¿Nos gustan los batidos? Mucho. ¿Es una receta fácil de hacer? Mucho. Y yo es que me descentro con facilidad.

Sólo dos consejos antes de ponernos a ello: El primero, que el arroz tiene que reposar en la leche durante unas doce horas, así que ésta es la típica receta que conviene dejar medio hecha la noche anterior. Y el segundo, vais a necesitar una buena batidora y bastante paciente para triturar bien el arroz y que no queden grumos. ¿Estamos todos listos? ¡Pues vamos allá!

Sigue leyendo

Panecillos de semillas (sin gluten y sin lactosa)

Ya sabéis que desde que tengo que cocinar sin gluten el pan ha sido siempre mi bestia negra. He hecho ya media docena de experimentos, y sólo tres han terminado en el blog: un pan de frutos secos y semillas, una focaccia y unos bollitos con semillas de chía que a mí me parecieron bastante normalitos pero al monstruito le encantaron. El resto de intentos… fracaso total. Normalmente acabo con panes totalmente insípidos o panecillos que se podrían utilizar como balas de cañón. Y las masas son inmanejables: pegajosas, poco elásticas y con tendencia a romperse por los sitios más insospechados. Vamos, que lo de hacer pan me tenía muy frustrada. ¡Hasta ahora!

Casi no puedo creer que diga esto, pero he encontrado por fin una receta fácil de hacer y con la que consigo unos bollitos estupendos. Con su corteza, con su miga esponjosa, con su sabor a pan. Con una masa que no hace que me quiera suicidar a la hora de bolearlos. Con semillas también, para darles vidilla. Perfectos para el desayuno y también para untar en salsas. ¡Ay, qué contenta estoy con estos panes!

Sigue leyendo

Las 10 recetas más leídas de 2017

Si el año pasado empezaba este mismo post reflexionando sobre lo que había cambiado el blog desde sus inicios, lo de este año ha sido una locura. En marzo le diagnosticaron celiaquía al monstruito y tuvimos que desterrar de nuestra cocina las harinas de trigo y centeno, los copos de avena… ¡incluso los utensilios de madera, que pueden ser foco de contaminación cruzada! Con lo que me gustaba a mí hacer panes y amasar, tuve que cambiar el chip totalmente y aprender que las masas sin gluten son todas unas malas perras, que siguiendo la misma receta consigues resultados totalmente distintos según el preparado comercial que utilices y que hornear un pan sin gluten que esté rico de verdad es prácticamente una utopía.

Mi objetivo, desde el mismo día del diagnóstico, es que el monstruito pueda seguir disfrutando de las mismas cosas ricas que sus amigos (aunque en versión saludable siempre que sea posible). Aún me quedan recetas por probar y experimentos por dominar… pero creo que vamos por buen camino. Mientras, vosotros no dejáis de sorprenderme. A estas alturas ya no me extraña ver un brownie en el top 10 de 2017, porque siempre coláis uno… pero ¿qué os ha dado este año con la harina de garbanzos?

Sigue leyendo

Brownie de chocolate y batata (vegano y sin gluten)

Los brownies son un postre imbatible. Primero, porque normalmente se sirven acompañados con una bola de helado, que es otro postre en sí mismo, y eso da muchos puntos. Y segundo, porque llevan chocolate, que también da muchos puntos. Y sí, ya sé que hay gente a la que no le gusta el chocolate, pero a ellos hay que quererlos también, pobrecitos (y prepararles blondies).

La única pega de los brownies es que son recetas que normalmente llevan medio kilo de mantequilla, otro tanto de azúcar y otro tanto de chocolate, con su correspondiente aportación de más manteca y más azúcar. Ésta, en cambio, es una de esas versiones saludables (no sé si poner eso entre comillas…) que me saco yo de la manga de vez en cuando para sentirme menos culpable. No lleva aceite ni mantequilla, pero sí un montón de batata y de cacao puro, que dan como resultado un brownie denso y con mucho sabor. Perfecto para servir, como no, con una bola de helado…

Sigue leyendo