Granola de quinoa y chocolate (sin gluten y vegana)

Tenía que empezar el año con una receta de cereales de desayuno. Ya me conocéis: uno de mis momentos preferidos de la semana es levantarme con calma el sábado y el domingo, preparar algo rico y disfrutarlo en familia. Traducción simultánea: “con calma” quiere decir que mis hijos se cuelan en mi cama y me obligan a salir a mí para esquivar sus guerras territoriales; “algo rico” significa un desayuno para los adultos y, normalmente, otro para ellos (que están obsesionados con los sándwiches de crema de cacahuete y plátano); y “disfrutarlo” significa intentar que la fierecilla, que come a una velocidad de vértigo, no me robe mi desayuno una vez que se ha terminado el suyo. Bueno, eso, lo que es una mañana tranquila y normal en una familia con dos niños pequeños.

Ésta versión sin gluten de la granola es muy fácil de hacer (trocear, mezclar, hornear y listo) y, como todas, está riquísima. Si no encontráis la quinoa inflada podéis sustituirla por arroz inflado (y el sirope de arce por miel). Se conserva sin problemas en un bote hermético y se puede tomar con leche, con yogur o, si no hay testigos que puedan juzgaros, a cucharadas desde el recipiente. ¡Perfecta para un tranquilo y normal desayuno del fin de semana!

Sigue leyendo

Anuncios

Las 10 recetas más leídas de 2017

Si el año pasado empezaba este mismo post reflexionando sobre lo que había cambiado el blog desde sus inicios, lo de este año ha sido una locura. En marzo le diagnosticaron celiaquía al monstruito y tuvimos que desterrar de nuestra cocina las harinas de trigo y centeno, los copos de avena… ¡incluso los utensilios de madera, que pueden ser foco de contaminación cruzada! Con lo que me gustaba a mí hacer panes y amasar, tuve que cambiar el chip totalmente y aprender que las masas sin gluten son todas unas malas perras, que siguiendo la misma receta consigues resultados totalmente distintos según el preparado comercial que utilices y que hornear un pan sin gluten que esté rico de verdad es prácticamente una utopía.

Mi objetivo, desde el mismo día del diagnóstico, es que el monstruito pueda seguir disfrutando de las mismas cosas ricas que sus amigos (aunque en versión saludable siempre que sea posible). Aún me quedan recetas por probar y experimentos por dominar… pero creo que vamos por buen camino. Mientras, vosotros no dejáis de sorprenderme. A estas alturas ya no me extraña ver un brownie en el top 10 de 2017, porque siempre coláis uno… pero ¿qué os ha dado este año con la harina de garbanzos?

Sigue leyendo

Pan sin gluten con frutos secos y semillas


Gentes, no me diréis que no han sido un par de meses interesantes. Diez semanas en las que, además de tener la limitación de tener que cocinar sin gluten, nos hemos unido al reto #70DíasSinAzúcar y hemos preparado sólo recetas sin azúcar añadido. Y hemos demostrado que hay vida más allá de la macedonia de frutas, preparando batido, bizcocho, tortitas, trufas, crackers, magdalenas, gofres, helado y gachas. A partir de ahora volveremos a las cantidades moderadas de azúcar. Mientras, aquí os dejo la última receta del reto. Pan sin gluten. Mi nueva bestia negra.

Porque a la masa de pizza ya le he pillado el punto (si os portáis bien os cuento algún día cómo la hago), pero al pan-pan todavía no. Al monstruito le da igual, que él es muy agradecido y se come muy contento sus panes industriales, pero yo quiero hacer cosas muy ricas, saludables y caseras para él. ¡Y voy mejorando! Este pan que os traigo hoy, cargadísimo de frutos secos y semillas, es genial para unas tostadas mañaneras y está delicioso con queso o, simplemente, con aceite y tomate. La miga es muy densa, por lo que recuerda un poco a los panes alemanes de centeno. ¡Sin gluten, pero con mucho sabor!

Sigue leyendo

Chocolate a la taza

chocolate-a-la-taza

Cosas imprescindibles para sobrevivir al invierno: mantas, calcetines gruesos y un buen chocolate a la taza. En Galicia, además, un impermeable, unas buenas botas de agua y unas piedras para meter en los bolsillos y no salir volando los días de temporal.

El caso es que para hacer un buen chocolate a la taza no hacen falta preparados comerciales ni ingredientes exóticos, sólo un poco de paciencia y buenas materias primas. Una tableta de que tenga un mínimo de 85% de cacao nos permitirá disfrutar de un chocolate caliente de sabor intenso y entrar en calor mientras miramos por la ventana y juramos que no volveremos a pisar la calle por lo menos hasta la primavera…

Sigue leyendo

Crema de cacao para untar (vegana y sin azúcar añadido)

crema-de-cacao-para-untar
“Leche, cacao, avellanas y azúcaaaaaaar”… ¡Si eso no es un himno generacional, no sé qué puede ser! El problema de este eslogan es que es pegadizo, pero poco realista. Lo más adecuado sería cantar: “azúcar, aceite de palma, avellanas, cacao desgrasado, leche desgrasada en polvo, suero lácteo en polvo y emulgenteeeeeees”. Y ya sé que así tiene menos ritmo, pero es que la lista real de ingredientes que llevan tanto la Nocilla como la Nutella da bastante miedito. ¡Y eso sin hablar de nuestro archienemigo, el aceite de palma!

Y en realidad la crema de cacao para untar es una cosa bastante fácil de hacer en casa: en Internet podéis encontrar decenas de versiones, algunas más desmadradas aún que las comerciales (he visto alguna con tres tipos distintos de chocolate y media taza de azúcar) y otras mucho más razonables. Aquí os dejo ésta, por si os apetece daros un caprichito de vez en cuando: versión vegana (podéis hacerla con leche normal, obviamente), sin azúcar añadido (sólo dátiles) y tan rica como la versión de supermercado. ¡A mis niños les gusta tanto que rebañan con los dedos toda la crema de las tostadas antes de empezar a comerse el pan!

Sigue leyendo