Granola de plátano y quinoa

granola-platano-y-quinoa

No sé si se nota mucho, pero este otoño estoy muy a tope con las recetas de cereales de desayuno caseras. He descubierto que son muy fáciles de hacer y mucho más ricas y equilibradas que las que venden en los supermercados, así que me paso el día experimentando con copos de avena y nueces varias. Y mi familia, feliz: el monstruito viene todas las mañana a la cocina a asegurarse de que su bol de muesli tiene ración suficiente de frutos secos -y alguna fruta deshidratada- y mi media naranja va probando (y aprobando) todos mis inventos.

Y como otra de mis manías, últimamente, es recortar el consumo de azúcar en casa, tenía que probar esta receta de granola, que utiliza plátano para endulzar y pegotear los ingredientes, y quinoa para darle un toque crujiente. ¿Que qué es la quinoa? Pues un estupendo pseudocereal lleno de proteínas vegetales y aminoácidos que antes era un poco difícil encontrar pero que ahora se vende incluso en el super, en la zona de los arroces. Fácil de hacer, equilibrado y rico. ¿Qué mejor manera de empezar el día?

Sigue leyendo

Anuncios

Desayuno de avena con frutas (overnight oats)

overnight oats

Si os pasa como a mí, que madrugáis tanto que parte del desayuno lo tenéis que tomar en el trabajo, os va a encantar esta receta, porque se prepara en un par de minutos y se puede llevar a cualquier parte. Los overnight oats son copos de avena que se preparan dejándolos a remojo toda la noche en una mezcla de leche y yogur, a los que se pueden añadir frutas, semillas, frutos secos y otros cereales. Son la versión estadounidense (y vaga) de las tradicionales gachas de avena británicas (porridge), pero aquí no hay ni que cocinarlas: se mezcla todo el día anterior, se mete en la nevera y listo. Por cierto, la única traducción que he encontrado de overnight oats es “copos de avena remojados”, que a mí me suena a “perro peludo abandonado bajo la lluvia”, así que me he tomado la libertad de rebautizarlos así. Proactiva que es una.

Otra cosa: las semillas de chía. Seguro que habéis oído hablar de ellas: que si son un “superalimento”, que si adelgazan, que si curan el cáncer, que si son milagrosas, que si caminan sobre las aguas… Bobadas. Son semillas, y como todas las semillas, son una buena fuente de fibras, vitaminas y minerales (por eso a mí me gusta ponerlas en mis recetas), pero ya está. Lo que las hace especiales es que si las dejas unas horas a remojo, se vuelven gelatinosas y hacen más cremoso nuestro desayuno de copos de avena. En todo caso, si no os resultan fáciles de conseguir, preparad la receta sin ellas, que va a estar rica igual.

Sigue leyendo

Muesli casero

muesli casero

Los cereales de desayuno son de las cosas más engañosas que te puedes encontrar en un supermercado. Las diferencias nutricionales entre unos cereales normales y otros supuestamente “de dieta” son ridículas (echad un ojo a esta comparativa); los que están dirigidos a niños son una bomba azucarada; y los enriquecidos con fibra suelen saber a cartulina. Y lo peor son los mueslis, que venden todo tipo de promesas crujientes y saludables pero, en su mayoría, están cargados de azúcares y grasas. Y además, a más supuesta salud, más precio. ¡Es una estafa!

Y después de este berrinche (digno de vieja loca rodeada de gatos), os ofrezco una solución: preparad vuestros propios cereales de desayuno. Si hace unos meses os expliqué cómo hacer granola, hoy os voy a contar cómo hacer muesli casero. Bueno, concretamente cómo hago yo el mío, porque en realidad el muesli consiste simplemente en una mezcla de copos de cereal, frutos secos y fruta deshidratada. Si os portáis bien, y utilizáis ingredientes sanos, tendréis un desayuno saludable. Si lo llenáis de virutas de chocolate y miel y os lo coméis con un yogur griego azucarado y media docena de galletas… ¡después no me vengáis llorando!

Sigue leyendo

Galletas de avena integrales

galletavenas

Lo bueno de que tu hijo quiera cocinar contigo es que se familiariza con los alimentos, se siente útil y se anima a probar cosas que de otra manera no querría ni oler: el otro día hicimos juntos un pesto de brécol, rúcula y calabacín que vi en El Comidista y no sólo lo devoró entusiasmado (porque al haberlo preparado conmigo vio que tenía queso y frutos secos, que son dos cosas que le vuelven loco) sino que se pasó toda la comida dándome las gracias por haberle “ayudado a cocinar”. Sí, es bastante caradura.

Lo malo es que opina. El fin de semana vinieron unas amigas suyas a merendar a casa y le propuse hacer unas galletas. ¿Su respuesta? “Vale mamá, pero esta vez no vamos a poner fruta, vamos a poner vainilla y chocolate”. Sólo le faltó añadir: “Y nos dejamos ya de chorradas”. Ya veis, ¡aún no ha cumplido los tres años y ya hay que negociarlo todo con él! Elegí una receta de galletas integrales con copos de avena y aceite de oliva en lugar de mantequilla, y adoptamos una solución de compromiso: a la mitad les pusimos chips de chocolate y a la otra mitad arándanos deshidratados. Ya podían aprender los políticos de nosotros…

Sigue leyendo

Las 10 recetas más leídas de 2015

las diez recetas más leídas de 2015

¡Otro año que se acaba! Para nosotros ha sido un año especial, porque llegó nuestra fierecilla, que es un sol y la cosa más buena y más sonriente del mundo (supongo que los virus piensan lo mismo, porque lleva tres meses cogiéndose toda cuanta enfermedad pasa cerca de ella… en fin, cosas de bebés). El monstruito, que está hecho un chicarrón, ha dejado de lado su obsesión panarra y ahora está todo el día pidiendo bizcochos, galletas y magdalenas (lo que me obliga a cocinar ciertas cosas con nocturnidad y alevosía, porque si le dejo se pasa el día comiendo). ¡Quién nos lo iba a decir en marzo, cuando casi se negó a probar su riquísimo bizcocho de cumpleaños!

Y vosotros, queridos, no dejáis de sorprenderme. En las diez recetas que más os han gustado este año sólo hay una que lleva chocolate. Tres de ellas son sin azúcar. Varias son facilonas y sin horno (bueno, eso no me sorprende: ¡la vida moderna casi no nos deja tiempo de ni de cocinar!). Y la que más os ha gustado es ganadora indiscutible de este año y una de las recetas más vistas de toda la historia del blog. Y como estamos en época de listas y rankings, aquí os dejo la mía, por si os interesa. ¡Feliz 2016 a todos!

Sigue leyendo