Brownie de chocolate y batata (vegano y sin gluten)

Los brownies son un postre imbatible. Primero, porque normalmente se sirven acompañados con una bola de helado, que es otro postre en sí mismo, y eso da muchos puntos. Y segundo, porque llevan chocolate, que también da muchos puntos. Y sí, ya sé que hay gente a la que no le gusta el chocolate, pero a ellos hay que quererlos también, pobrecitos (y prepararles blondies).

La única pega de los brownies es que son recetas que normalmente llevan medio kilo de mantequilla, otro tanto de azúcar y otro tanto de chocolate, con su correspondiente aportación de más manteca y más azúcar. Ésta, en cambio, es una de esas versiones saludables (no sé si poner eso entre comillas…) que me saco yo de la manga de vez en cuando para sentirme menos culpable. No lleva aceite ni mantequilla, pero sí un montón de batata y de cacao puro, que dan como resultado un brownie denso y con mucho sabor. Perfecto para servir, como no, con una bola de helado…

Sigue leyendo

Muffins de batata

muffins de batata

Me encanta hacer muffins y magdalenas. La mayoría de las recetas son sencillísimas (mezclas los ingredientes sólidos por un lado, los líquidos por otro, remueves un poco, horneas et voilà!) y admiten todo tipo de combinaciones. Hay versiones chocolatosas, veganas, integrales, llenas de fruta y con sorpresa dentro. Y si te has levantado con el día cuqui, les pones un sombrero de buttercream y los conviertes en un cupcake.

¿Y por qué os cuento todo esto? Porque a vosotros no os gustan nada. Por lo menos los que hago yo: preparo un brownie y se disparan las visitas; preparo unos muffins… y nada. La típica planta rodadora de película del Oeste. Pero me da igual: ésta es mi cocina diminuta y hago lo que me gusta a mí. Como estos muffins de batata, otoñales de todo y que en casa nos estamos comiendo entusiasmados.

Sigue leyendo

Blondie de batata

blondies de batata 2

¡Ah, la batata, esa gran desconocida! A medio camino entre la patata y la calabaza, es uno de mis ingredientes favoritos para platos dulces y salados, sopas, cenas y postres. Y sin embargo, casi no conozco a nadie que cocine con ella y como debo de ser la única que la compra en esta ciudad me vuelvo loca para encontrarla en los supermercados.

Esta vez la he utilizado para hacer unos blondies sin lactosa y sorprendentemente sanos: no tienen mantequilla, sólo un poco de aceite, y llevan azúcar (moreno, integral, ecológico y de comercio justo, vamos, mejor imposible), pero no mucho, porque la batata ya es bastante dulce. La textura no es de brownie denso, sino más bien de bizcocho suave y jugoso, pero están ricos y son muy fáciles de hacer. ¡Repetiremos!

Sigue leyendo