Blondie de zanahoria y tahini (sin gluten y sin lactosa)

Lo que diferencia a los brownies (y a sus primos rubios, los blondies) del resto de los bizcochos es que con ellos no intentamos que sean esponjosos: intentamos que sean densos y jugosos, pero no pesados ni mazacotes. Hay que buscar un pastel lleno de sabor, que se derrita en la boca, no un bloque macizo con tropezones de nueces. El truco para conseguirlo suele ser coger una cantidad muy loca de mantequilla y batirla bien con el azúcar para que coja aire, pero ¿y si no quieres usar una cantidad muy loca de mantequilla en tus postres?

Pues hay alternativas, y algunas de ellas son incluso saludables. En esta receta, por ejemplo, utilizamos tahini, que es simplemente una pasta que se hace con semillas de sésamo trituradas y que la mayoría de la gente usa sólo para hacer hummus, pero que yo recomiendo muy mucho para experimentar en la repostería. Y utilizamos almendra molida. Y un poco de piña fresca. Y dos o tres cucharadas de sirope de arce para endulzar, que no son muchas pero se pueden aumentar si os parece necesario. Y zanahorias. Y unas pacanas, o cualquier otro fruto seco que os guste. Y si juntas todo esto acabas con un estupendo blondie de zanahoria y tahini (sin gluten y, ya que estamos, sin lactosa), poco habitual y de aspecto algo rústico, pero fabuloso para tomar solo o acompañado con un poco de helado de vainilla.

Sigue leyendo

Anuncios

Las 10 recetas más leídas de 2015

las diez recetas más leídas de 2015

¡Otro año que se acaba! Para nosotros ha sido un año especial, porque llegó nuestra fierecilla, que es un sol y la cosa más buena y más sonriente del mundo (supongo que los virus piensan lo mismo, porque lleva tres meses cogiéndose toda cuanta enfermedad pasa cerca de ella… en fin, cosas de bebés). El monstruito, que está hecho un chicarrón, ha dejado de lado su obsesión panarra y ahora está todo el día pidiendo bizcochos, galletas y magdalenas (lo que me obliga a cocinar ciertas cosas con nocturnidad y alevosía, porque si le dejo se pasa el día comiendo). ¡Quién nos lo iba a decir en marzo, cuando casi se negó a probar su riquísimo bizcocho de cumpleaños!

Y vosotros, queridos, no dejáis de sorprenderme. En las diez recetas que más os han gustado este año sólo hay una que lleva chocolate. Tres de ellas son sin azúcar. Varias son facilonas y sin horno (bueno, eso no me sorprende: ¡la vida moderna casi no nos deja tiempo de ni de cocinar!). Y la que más os ha gustado es ganadora indiscutible de este año y una de las recetas más vistas de toda la historia del blog. Y como estamos en época de listas y rankings, aquí os dejo la mía, por si os interesa. ¡Feliz 2016 a todos!

Sigue leyendo

Blondie de limón

blondie de limón

¿No os pasa que hay comidas que os saben a verano? Las cerezas, los buenos tomates, los melocotones… ¡y el limón! Ya sé que estamos en el siglo XXI y lo podemos encontrar todo el año, pero yo siempre lo relaciono con el sol. Cuando era pequeña e iba a casa de mis tíos, al volver de la playa nos dábamos una ducha de agua fría (¡helada!) en una ducha exterior que tenían al lado de un limonero. Y cuando tengo limones de verdad, de los de casa, de los que hacen que huela rico toda la cocina, siempre me traen buenos recuerdos (lo mismo que le pasó a Proust con la magdalena, sólo que él escribió En busca del tiempo perdido y yo sólo os traigo una simple receta).

Por eso agradecí mucho que mi suegra me diese en una de nuestras últimas visitas “un par” de limones que eran en realidad una docena (mi suegra mola: sus “docenas” de huevos no suelen tener menos de 18, nos da tuppers de comida como para alimentar al ejército de Napoleón y la última vez que hizo flanes utilizó ¡19! yemas). Con (algunos de) los limones hice estos blondies: esponjosos, jugosos y tan llenos de sabor como sus primos los brownies.

Sigue leyendo

Blondie de chocolate blanco y nueces de macadamia

49-blondies chocolate blanco y nueces de macadamia

¿Recordáis aquella vez que os dije que los blondies eran como los brownies pero sin chocolate? Pues se ve que no (error de principante). Por lo visto, con que sean claritos, ya se clasifican como blondies. Vivir para ver.

Éste lo hice el otro día porque venían unas amigas a desayunar a casa y, aunque a mí me pareció un pelín dulce de más, sólo quedó un trozo (que se comió mi media naranja en cuanto se fueron mis amigas), así que debí de ser la única a la que no le convenció de todo. La receta es bastante fácil y es una buena opción para prepararle a la gente a la que no le gusta el chocolate con leche o negro (que haberlos haylos…). Sólo un consejillo: si podéis, hacedlo la noche anterior, porque así el blondie enfría de todo y resulta más fácil de cortar.

Sigue leyendo

Blondie de batata

blondies de batata 2

¡Ah, la batata, esa gran desconocida! A medio camino entre la patata y la calabaza, es uno de mis ingredientes favoritos para platos dulces y salados, sopas, cenas y postres. Y sin embargo, casi no conozco a nadie que cocine con ella y como debo de ser la única que la compra en esta ciudad me vuelvo loca para encontrarla en los supermercados.

Esta vez la he utilizado para hacer unos blondies sin lactosa y sorprendentemente sanos: no tienen mantequilla, sólo un poco de aceite, y llevan azúcar (moreno, integral, ecológico y de comercio justo, vamos, mejor imposible), pero no mucho, porque la batata ya es bastante dulce. La textura no es de brownie denso, sino más bien de bizcocho suave y jugoso, pero están ricos y son muy fáciles de hacer. ¡Repetiremos!

Sigue leyendo