Bolas de masa de galletas (cake pops)

 

cakepops nuevos

No sé si en vuestra casa también pasaba, pero en la mía, cuando éramos pequeños, mi hermano y yo teníamos una sana rivalidad por rebañar el bol de la masa del bizcocho cuando mi madre hacía repostería (digo “sana” porque, por lo que recuerdo, nadie acabó nunca en el hospital). La carrera era doble: tenías que llegar el primero para meter tus dedazos antes que nadie y tenías que hacerlo antes de que te pillase algún adulto, porque ahí empezaban los gritos de “¡deja esa masa, que tiene huevo crudo!” y se acababa toda la diversión. Cuando me fui a estudiar fuera y empecé a hacer mis propios postres pasé de las incursiones furtivas en el bol a lamer directamente la cuchara pero, las cosas como son, admito que es una cochinada y que lo del huevo crudo no es ninguna tontería. Vamos, que ya no lo hago.

Y en ésas estaba yo, reflexionando sobre lo aburrido que es hacerse mayor, cuando llegaron los estadounidenses (que son unos guarrindongos) e inventaron la masa de galletas sin huevo, pensada para comer así tal cual, sin hornear. Por lo que veo en la tele, allí hay quien la engulle a cucharadas desde el bol; yo que soy una chica fina hice bolitas con ella y, ya que estaba, las enganché en un palito, las recubrí de chocolate y las espolvoreé con unos colorinchos comestibles. A veces (pocas) me da la vena supercuqui y me salen estas cosas…

Sigue leyendo

Anuncios