Batido de ciruelas y kiwis

batido ciruelas y kiwi

¿Qué, nos volvimos muy locos estas vacaciones de verano? ¿Mucho churrasquito, pescadito frito, paellita y otras cosas de las que hablamos en diminutivo para disimular que nos estamos poniendo como jabalíes? ¡De qué valdrá tanta tontería con la operación bikini, si luego en el primer chiringuito playero nos desmadramos y empezamos a comer fritanga como si no hubiera un mañana!

Así que yo os ofrezco una humilde receta de esas que en las revistas de dietas llaman “depurativas”, pero yo, que no creo en etiquetas ni superalimentos, llamo “de sentido común”. Ciruelas y kiwis, frutas llenas de vitaminas y fibra. Yogur, que es una cosa bien sana. Un poco de leche para darle la consistencia que más nos guste. ¡Hala, ya tenemos un postre saludable para empezar con ánimos el mes de septiembre!

Sigue leyendo

Anuncios

Mermelada de ciruelas

mermelada de ciruelas

Tenía que haber sospechado cuando mi suegra me dijo que me iba a dar “unas poquitas” ciruelas porque a ella le habían regalado tantas que ya no sabía que hacer con ellas. Cuando llegué a casa y miré la bolsa, descubrí que (además de tomates, zanahorias y una docena de huevos) había metido en ella unos dos kilos de fruta… ¿Qué puedo decir? Las abuelas gallegas son así, y mi suegra, aún más.

Y como no todo iban a ser pastelitos de hojaldre, y mis monstruitos no van a estar toda la semana merendando ciruelas, me atreví a hacer mermelada. ¡La primera mermelada que hago en mi vida! ¡Y está buenísima! Como soy una perfeccionista crónica, creo que hay un par de cosas que se pueden mejorar, pero estoy tan contenta con el resultado que ya me estoy creciendo y, además de estar planeando nuevas recetas, acabo de crear una nueva categoría en el blog para Mermeladas y conservas. Vale, por ahora no tendrá más que dos entradas, ¡pero tengo fe en ella!

Sigue leyendo

Tartaletas fáciles de ciruela

tartaletas de ciruelas

Reconozco que esta es una receta muy falsarius y que surgió de la necesidad de acabar con la enorme cesta de fruta que me regaló una amiga hace unas semanas antes de que se estropease (¡somos dos adultos y dos niños comiendo fruta a diario y aún nos quedan naranjas y peras en la nevera!).

Pero es resultona, se prepara en cinco minutos escasos y se pueden utilizar todo tipo de frutas de hueso, así que es un postre muy socorrido para las visitas veraniegas inesperadas. Y ya sé que desde un punto de vista estricto no son tartaletas de verdad, pero si vosotros no decís nada, yo tampoco.

Sigue leyendo