Galletas de chocolate con harina de garbanzos (sin gluten y sin lactosa)

¡Hace un montón de tiempo que no hacíamos galletas! Y mira que son una cosa fácil y agradecida, sobre todo las de chocolate: mezclar ingredientes, hacer montoncitos, hornear de 10 a 15 minutos y listo. Hay mil versiones, incluso si estás limitada a las harinas sin gluten, y eso las convierte en una receta muy buena para experimentar, y ya sabéis que a mí me encantan los experimentos en la cocina. Y engañar a mis hijos.

En realidad no sé por qué me gusta tanto meter ingredientes secretos en mis dulces, porque mis niños, por lo menos por ahora, comen casi de todo. Desde que dejaron los purés y las papillas los hemos sentado a comer con nosotros con el mismo menú que los adultos, y lo mismo te comen una menestra que un pescado al horno. Las legumbres les entusiasman, pero ¿no dicen siempre los nutricionistas que deberíamos consumirlas más? Pues hala, al postre también. ¿Recordáis el brownie con alubias? Pues hoy, galletas con harina de garbanzos. Podéis comprarla ya preparada (la hay en algunos hipermercados y en tiendas de productos biológicos) o, si tenéis una buena picadora, molerla vosotros mismos en casa. Con ella conseguiréis una docena de cookies estilo americano maravillosas, crujientes por fuera y blanditas por dentro. ¡Éxito garantizado!

Sigue leyendo

Las 10 recetas más leídas de 2016

10-mas-leidas-2016

“¡Ah, cómo hemos cambiado!”, decía aquella canción de los 90. Y sí, hemos cambiado muchísimo. La primera receta de este blog fueron unos cupcakes con montañas de buttercream de chocolate blanco, y en los siguientes meses se les unieron varios brownies, blondies, galletas y bizcochos bien cargaditos de mantequilla y azúcar. Recetas estupendas todas… pero no el tipo de repostería que me gusta hacer ahora.

Porque ahora que tengo que alimentar a un monstruito y a una fierecilla me preocupo mucho más del valor nutricional de lo que horneamos en casa. Y no voy a dejarlos sin dulces, pero sí voy a intentar que sean integrales y que tengan menos azúcar y más fruta fresca entre sus ingredientes. Y eso no significa que de vez en cuando no nos demos un homenaje, pero incluso con ellos podemos buscar muchas veces una opción más razonable, como demuestra el top 3 de las recetas más leídas este año. Ah, ¿que no sabéis aún cuáles son las recetas más visitadas de 2016? Pues leed y salid de dudas…

Sigue leyendo

Galletas de mantequilla de cacahuete y mermelada

galletas-pbj

Sí, me gustan las galletas de mantequilla de cacahuete. Me gusta su sabor tostado, que sean esponjositas por dentro y su aspecto rústico. Me gusta que siempre resulten muy fáciles de preparar. Me gusta el olor que dejan en la cocina. De hecho, me gustan tanto que ésta es la cuarta receta que pongo en el blog: ya habíamos hecho las versiones clásica, con nubes y gigante. ¡Y aún nos falta la versión con chocolate!

¿Y ésta? Ésta es una versión estupenda. ¿Nunca os habéis fijado que en las pelis estadounidenses los niños siempre llevan en sus fiambreras sándwiches de mantequilla de cacahuete y mermelada? Eso, queridos, es porque es una combinación ganadora. Y si no me creéis, probad a hacer estas galletas…

Sigue leyendo

Galletas de chocolate en el microondas

galletas microondas

Ésta no es la típica receta de galletas super cuquis que empaquetas muy monas y llevas a la oficina: éstas son unas galletas de “estoy en casa, tirada en el sofá, y mataría por unas galletas de chocolate, pero me da una pereza tremenda ponerme a cocinar, encender el horno y tener que esperar a que se hagan”. Es más, son unas galletas de “mataría por unas galletas de chocolate recién hechas, pero no tengo horno”. No son espectaculares, no son de concurso… pero se preparan y cocinan en menos de cinco minutos. Y eso es un punto a su favor, ¿no?

La técnica es casi la misma que usamos para el brownie de chocolate: mezclamos todos los ingredientes y, en este caso, repartimos la masa en cuatro tazas o ramequines. Las ponemos un minuto con el microondas al máximo, tanteamos y ajustamos tiempo. Después, volvemos al sofá y nos las comemos mojándolas en una taza de leche, o un café, bien arropados en una mantita.

Sigue leyendo

Galletas de avena integrales

galletavenas

Lo bueno de que tu hijo quiera cocinar contigo es que se familiariza con los alimentos, se siente útil y se anima a probar cosas que de otra manera no querría ni oler: el otro día hicimos juntos un pesto de brécol, rúcula y calabacín que vi en El Comidista y no sólo lo devoró entusiasmado (porque al haberlo preparado conmigo vio que tenía queso y frutos secos, que son dos cosas que le vuelven loco) sino que se pasó toda la comida dándome las gracias por haberle “ayudado a cocinar”. Sí, es bastante caradura.

Lo malo es que opina. El fin de semana vinieron unas amigas suyas a merendar a casa y le propuse hacer unas galletas. ¿Su respuesta? “Vale mamá, pero esta vez no vamos a poner fruta, vamos a poner vainilla y chocolate”. Sólo le faltó añadir: “Y nos dejamos ya de chorradas”. Ya veis, ¡aún no ha cumplido los tres años y ya hay que negociarlo todo con él! Elegí una receta de galletas integrales con copos de avena y aceite de oliva en lugar de mantequilla, y adoptamos una solución de compromiso: a la mitad les pusimos chips de chocolate y a la otra mitad arándanos deshidratados. Ya podían aprender los políticos de nosotros…

Sigue leyendo